Bacon, Francis

Pintor expresionista británico (Dublín, 1909 – Madrid, 1992).

Precursor de la nueva figuración internacional y una de las personalidades más interesantes de la pintura inglesa de la posguerra. Su vocación de pintor tuvo origen en su estancia en Berlín (1926-1927), donde pudo ver la obra de expresionistas como Dix y Beckmann, y más tarde en París, donde visitó una exposición de Picasso.

Comenzó a pintar en 1930, en compañía de Graham Sutherland. Realizó sus primeros ensayos en el período comprendido entre 1929 y 1944, pero, con la excepción de una decena de telas, el pintor destruyó todos sus primeros trabajos.

Francis Bacon
Francis Bacon

En 1949 presentó por primera vez sus obras al público. La Bienal de Venecia de 1954 mostró un gran conjunto de su obra. La mayor parte de sus cuadros tienen como tema las violentas deformaciones plásticas que puede sufrir la figura humana y su entorno. A través de estas distorsiones, que tienden a diluir la forma, el artista hizo sensibles los traumatismos del hombre. Éste, representado en actitudes cotidianas, se halla aislado como sujeto de experimentación. Bacon revalorizó la gastada perspectiva renacentista, encerrando sus personajes desfigurados en el vacío de una campana cúbica de cristal, apenas insinuada por una estructuración geométrica. Allí dentro, en un congelado vacío, el ser humano parece víctima de un proceso de descomposición originado por una extraña opresión de fuerzas indefinibles. Con colores violentos y estridentes, contrastados con tonos mates, manifestó dramáticamente su soledad y sus miedos, representados siempre dentro de un espacio cerrado y, a veces, dispuestos en la representación clásica del tríptico, para rendir tributo a los orígenes de la pintura.

Un hecho significativo en el desbordado expresionismo de Bacon es que para pintar siempre partió de fotografías que le congelaban un momento imprevisto de la realidad; para dotar a sus personajes de dinamismo estudió pacientemente los cuadernos del fotógrafo Edward Muybridge, que describen animales y figuras en movimiento.

Tema constantemente presente en sus cuadros es la crucifixión, símbolo de la condición humana. Entre sus obras destacan Estudio para un desnudo (1949) y Hombre sentado con fondo verde (1951), entre otros. Relizó también paráfrasis de cuadros célebres, El papa Inocencio X de Velázquez (1953-1960) y Autorretrato de Van Gogh (1957). Bacon ocupa un lugar preponderante en el arte contemporáneo.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar