Biografía de Alejandro I de Rusia

Zar de Rusia (San Petersburgo, 23 de diciembre de 1777 – Taganrog, 1 de diciembre de 1825).

Recibió una educación liberal junto al prestigioso profesor suizo La Harpe. Tras el asesinato de su padre, Pablo I, en el que se le atribuye cierta complicidad, fue proclamado zar en 1801.

En los primeros años promovió la renovación política bajo planteamientos ilustrados. Nombró presidente del gobierno al diplomático anglófilo Zartoryski, que estableció un senado con capacidad para modificar las leyes y abolió la censura previa y la tortura. Del mismo modo. la enseñanza fue modernizada.

Enfrentado junto a las restantes potencias europeas a Napoleón, en 1805 se unió a Austria en la tercera coalición contra Francia, pero fue derrotado por los franceses en Austerlitz (1805), Eylau y Friedland (1807), y tuvo que firmar la paz en Tilsit (1807) y Erfurt (1808). De este modo, Alejandro I se vio obligado a participar en el bloqueo continental impuesto por Napoleón contra Gran Bretaña y a enfrentarse a Austria. Pero, como contrapartida, Francia no interfirió en las campañas rusas de Turquía (iniciada en 1806) y Persia (1808) y consintió la ocupación rusa de Finlandia (1809).

En esta etapa, el gobierno estuvo presidido por el estadista francófilo Speranskij, que fue designado por Alejandro l en 1806 y destituido en 1812. Ejerció una política de talante más liberal y, mediante la constitución de un consejo de Estado, sentó las bases para establecer un parlamento (duma). Sin embargo, ante el avance de las tropas francesas hacia el este, con la ocupación de Pomerania y, finalmente, la entrada en territorio ruso, Alejandro I transgredió los acuerdos firmados en Erfurt y se enfrentó de nuevo a Napoleon.

La campaña de Rusia fue al principio favorable a los franceses, que en septiembre de 1812 ocuparon Moscú, pero al llegar el invierno sucumbieron a las bajas temperaturas y a los ataques por sorpresa, y protagonizaron una ignominiosa retirada.

En 1813 el zar se convirtió en el principal protagonista de la lucha de las potencias europeas contra Napoleón, le derrotó en Leipzig y le persiguió con las tropas aliadas hasta París (1814).

En el Congreso de Viena (1814-1815) adoptó criterios que contradecían su primitivo talante liberal, inspiró la creación de la Santa Alianza y defendió, en oposición a Metternich, el retorno a la situación fronteriza anterior a la guerra.

Cuando en 1820 se impuso el liberalismo en España, Italia y Grecia, propugnó la intervención militar en los dos primeros países y negó cualquier tipo de ayuda a su tradicional aliada frente a los turcos, Grecia.

Paralelamente, en el interior de Rusia impulsó a partir de 1815 una política marcada por el retorno a las formas de gobierno autocráticas, y puso de nuevo la enseñanza bajo la influencia de la Iglesia ortodoxa.

En 1820 este proceso culminó, bajo el gobierno presidido por Arakcejev, en el más absoluto despotismo.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.