Biografía de Aleksandr Borodin

Compositor romántico y químico ruso (San Petersburgo, 12 de noviembre de 1833 – 27 de febrero de 1887). Su nombre completo era Aleksandr Porfírievich Borodín.

Hijo natural de un príncipe georgiano, recibió una esmerada educación como hijo de Porfiri Borodin. Compuso su primera obra musical a los nueve años y entre los instrumentos que aprendió a tocar de manera autodidacta se incluyen la flauta. el piano y el violoncelo.

Entre 1850 y 1856 estudió en la Academia Médica y se doctoró en química en 1858. Al año siguiente se trasladó a Alemania para especializarse en sus estudios, y en 1862 regresó a San Petersburgo para enseñar química en la Academia Médica, de la que en 1864 fue nombrado catedrático.

Ese mismo año conoció a Mily Balakirev y, jumo con César Cui, Nicolai Rimski-Kórsakov y Modest Músorgski, formaron el grupo de Los Cinco, dedicado a crear la nueva música rusa.

Más tarde conoció a Franz Liszt, que fue su principal asesor y consejero musical. Considerado como uno de los más destacados músicos nacionalistas de la época. Borodin empleó un estilo refinado que mezclaba la técnica occidental y el espíritu ruso, que reflejaba sus estrechos lazos con la música tradicional rusa.

Sus célebres Danzas Polovtsianas forman parte de la ópera El príncipe Igor que empezó a componer en 1869, y que no llegó a concluir. Se estrenó en 1890 en San Petersburgo después de que Rimsky-Kórsakov y Aleksandr Glazunov la acabaran, dieciocho años después.

La obra musical de Borodin, que simultaneó con sus proyectos de investigación química y sus responsabilidades académicas, incluye tres sinfonías, compuestas en 1867, 1876 y 1887. La primera, con influencias de Schumann, es el preludio de su ópera El príncipe Igor, la segunda es la Sinfonía número dos en fa menor, y la tercera, un poema sinfónico que tituló En las estepas del Asia Central, considerada paradigma clásico del poder de las imágenes musicales.

Compuso también música de cámara romántica de indiscutible calidad, de la que destacan varios cuartetos de cuerda y Pequeña suite para piano, violín o violoncelo.

La obra de Borodin, aunque escasa, tuvo gran resonancia debido al éxito mundial de Kismet (1953), inspirado en sus Catorce melodías rusas. Estas canciones, muy populares en Rusia, empezaron a divulgarse a Occidente todavía en vida de su autor.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar