Biografía de Alfonso XI El Justiciero

Rey de Castilla y León (Salamanca, 13 de agosto de 1311 – Gibraltar, 26 de marzo de 1350).

Hijo de Fernando IV y de Constanza de Portugal, a la muerte de su padre contaba un año, y dos a la muerte de su madre. La nobleza se disputó su tutoría, pero finalmente se impuso la habilidad de su abuela María de Molina, que le mantuvo a su lado y defendió sus derechos frente a las exigencias de los nobles. Cuando ésta murió, en el año 1321, confió al joven rey a la ciudad de Valladolid, cuyas Cortes declararon su mayoría de edad en 1325.

Inició su reinado sometiendo con dureza a los principales dirigentes de la nobleza sublevada: Juan el Tuerto fue ajusticiado y Juan Manuel tuvo que aceptar que el rey desposara a una de sus hijas, aunque más tarde fue repudiada; por último, Alfonso de la Cerda le rindió homenaje en 1331, lo que puso fin al conflicto dinástico.

El reinado de Alfonso XI comportó un sustancial avance de la Reconquista hacia el sur. Incapaz de hacerle frente, el rey de Granada pidió ayuda al sultán de Marruecos, que cruzó el estrecho con sus tropas y ocupó Gibraltar. El rey cristiano sitió Tarifa para debilitar al sultán, pero la escuadra marroquí le derrotó en 1340.

Con la colaboración de los reyes de Portugal y Cataluña y Aragón, Alfonso XI atacó de nuevo a los musulmanes, que fueron derrotados en las batallas del río Salado (1340) y del río Palmones (1343). Acometió a continuación el asedio de Algeciras, que cayó en 1344 gracias a la ayuda de la escuadra catalana. Su último objetivo para expulsar al sultán de Marruecos de la Península fue Gibraltar, pero el rey murió a causa de la peste durante el asedio del peñón.

Tras repudiar a la hija de Juan Manuel, el rey casó con María de Portugal, unión de la que nació el futuro Pedro II. Por otra parte, de sus relaciones con Leonor de Guzmán nació Enrique el Fratricida, que arrebató la corona a su hermanastro Pedro e la dinastía ilegítima de los Trastámara.

En el aspecto legislativo, del reinado de Alfonso XI cabe destacar el Ordenamiento de Alcalá, que dio fuerza de ley a las Partidas (1348).

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.