Biografía de Antonio Cánovas del Castillo

Político y escritor español (Málaga, 8 de febrero de 1828 – balneario de Santa Águeda, Guipúzcoa, 8 de agosto de 1897).

De familia humilde, la temprana muerte de su padre le llevó a Madrid, donde fue acogido por su tío el escultor costumbrista Estébanez Calderón. Se licenció en filosofía y letras en derecho en la Universidad de Madrid (1853) y ejerció el periodismo político. Se incorporó al grupo de Joaquín Francisco Pacheco, dirigente de los moderados que se separaron de Narváez.

En 1854 participó en la preparación de la Vicalvarada, acción militar que marcó el inicio del Bienio Progresista, y redactó el Manifiesto de Manzanares, declaración programática que O’Donnell utilizó como proclama de la revolución.

Fundador de Unión Liberal, en los años siguientes fue elegido diputado y participó en los sucesivos gobiernos como director general de Administración Local y subsecretario de Gobernación (1858).

En 1864 fue ministro de Gobernación bajo la presidencia de Mon, y al año siguiente ocupó la cartera de Ultramar en el gobierno de O’Donnell. La decantación de la reina por los gobiernos encabezados por el partido moderado hizo que se apartara de la política activa, y tampoco participó en la Revolución de 1868, que puso fin al reinado de Isabel II.

Tras la fugaz vida de la Primera República, fue elegido diputado como dirigente del nuevo partido liberal conservador. En 1870 indujo a la reina en el exilio a abdicar en su hijo Alfonso XII, y en 1873 se puso a la cabeza del partido alfonsino, que tuvo como objetivo la restauración de la monarquía borbónica. Pero sus esfuerzos por que el retorno del rey fuera aceptado por todos los partidos se vieron frustrados por el general Martínez Campos, que en 1874 proclamó en Sagunto la soberanía de Alfonso XII.

Cánovas fue elegido presidente del gobierno provisional y, tras el regreso del rey, presidente del Consejo de ministros (1875). Preparó la Constitución de 1876, de talante conservador y contraria al sufragio universal, e impulsó la alternancia en el gobierno de su propio partido y del partido liberal de Sagasta.

Durante sus mandatos se mostró partidario del proteccionismo económico, el clericalismo y el aislamiento internacional de España, y practicó una política intransigente ante las reivindicaciones de las colonias y de Cataluña y el País Vasco.

A partir de 1890 tuvo que enfrentarse a la radicalización del movimiento independentista cubano, al autonomismo catalán y a la expansión del anarquismo en los medios obreros. Fue asesinado por Michele Angiolillo como represalia por la política represiva que practicó en Cataluña contra el movimiento anarquista con motivo del proceso de Montjuïc de 1897.

Cánovas presidió el Ateneo de Madrid y dirigió la Academia de la Historia de Madrid, y es autor de notables estudios sobre la decadencia del siglo XVII, como Bosquejo histórico de la Casa de Austria (1869).

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.