Biografía de Averroes

Filósofo y médico árabe (Córdoba, 14 de abril de 1126 – Marrakech, 10 de diciembre de 1198). Su verdadero nombre es Abu-I-Walid Muhammad ibn Rusd.

Miembro de una familia de jurisconsultos, estudió medicina con Abu Gafar de Trujillo y filosofía con Ibn Tufayl. En 1168, hallándose en Marrakech, el soberano Abu Yaqub Yusuf le encargó comentar las obras de Aristóteles. Como recompensa le nombró cadí en Sevilla (1169-1170), y al año siguiente desempeñó el mismo cargo en Córdoba.

Fue médico personal del califa Yusuf en la corte de Marrakech (1182) sustituyendo a Abentofail, y continuó con las mismas funciones bajo el sucesor de éste, al-Mansur, manteniendo el cargo hasta 1195, año en que el nuevo califa le retiró la protección de la que había gozado.

En 1194 fue acusado de heterodoxia y en 1195 desterrado. Más tarde marchó a Marrakech, donde permaneció hasta su muerte.

De su obra, muy vasta, cabe destacar el comentario que hizo en 1159 de los escritos sobre física de Aristóteles (De physico auditu, De caelo et mundo, De generatione et corruptione, De meteoria). Entre 1162 y 1169 escribió los Kulliyyat, que versan sobre el arte de la medicina, los Comentarios a la Física y los últimos analíticos (1171) y la Destrucción de la destrucción (1180), donde refutó el supuesto irracionalismo de Algazel.

La filosofía de Averroes es una síntesis de elementos peripatéticos, neoplatónicos y religiosos. Explicó que la materia y el movimiento son eternos, pero creados, explicando la creación como una continua renovación por una causa eterna que tiene efectos eternos.

El racionalismo de Averroes toma la distinción aristotélica entre entendimiento pasivo y entendimiento agente, haciendo de este última una especie de «mente universal de toda la humanidad», de la cual surgen diferentes inteligencias individuales que son mortales, dando así lugar a hombres que exigen demostración de las cosas y hombres que se conforman con las simples imágenes oratorias. Esta idea generó la teoría de la doble verdad, defendida posteriormente por los averroístas latinos, pero que sin embargo jamás fue formulada explícitamente por Averroes.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar