Biografía de Carlomagno

Rey de los francos y emperador de Occidente (2 de abril de 742 d. C. – Aquisgrán, Alemania, 28 de enero de 814 d. C.). Su verdadero nombre es Carlos I el Grande y es considerado el fundador o padre de Europa.

Primogénito del rey Pipino el Breve y Bertrada de Laon, al morir su padre en 768, compartió el trono con su hermano Carlomán I hasta la muerte de éste en 771. Transcurrido un año desde su desaparición, comenzó su persecución de los sajones, que duró más de tres décadas. Las ejecuciones en masa, (4.500 sajones muertos en un día en el año 782) y las numerosas deportaciones tenían como objetivo sojuzgar y convertir al cristianismo al pueblo sajón.

Otras de sus conquistas no resultaron tan sangrientas: los lombardos le nombraron rey en 774, los bávaros se rindieron en 788 y los ávaros en 805. Sin embargo, fracasó en su intento militar en España, donde atacó sin éxito a los musulmanes de Zaragoza en 778 y, al retirarse por los Pirineos, su ejército sufrió importantes pérdidas en los numerosos combates mantenidos contra los vascones en Roncesvalles.

En la misa de Navidad del año 800 aceptó el título de emperador y fue coronado por el papa León III.

Para poner orden en su vasto imperio, intentó organizar los territorios conquistados siguiendo una organización similar a la del antiguo Imperio Romano.

Las antiguas civitates, ciudades fortificadas, fueron el foco de la organización social, religiosa, militar y política. Éstas estaban encabezadas por condes, encargados de la milicia local además de la administración, y por obispos que se hicieron cargo de la vida religiosa de las ciudades, además de vigilar las actuaciones y actividades de los condes.

Dividió las regiones conquistadas en distritos, pagi, los cuales estaban también bajo la jurisdicción de los condes, Intentó organizar dichos distritos como diócesis o, en el caso de los distritos fronterizos, como fuertes militares. Sin embargo, se mantuvieron muchas costumbres y códigos locales, combinados con la legislación central. lo que hizo que prosperara la diversidad cultural y la autonomía judicial.

Para fomentar la cultura propuso también sustituir las ordenanzas, hasta entonces orales, por documentos escritos llamados capítulos. Normalizó las medidas, pesos y monedas e hizo un gran esfuerzo por desarrollar y controlar el comercio.

Su preocupación por la administración y el buen funcionamiento de la Iglesia le llevó a establecer un sistema de educación en los monasterios que se denomina renacimiento carolingio. Con el propósito de elevar el nivel religioso, moral y legal de su Imperio, estableció que la fe correcta debía expresarse en la forma y lengua correctas para evitar la falsedad. Llamó a Alcuino, entre otros, para crear una escuela palatina que restableciera la cultura y lengua latinas.

Carlomagno tuvo cinco esposas: la primera, Himiltruda, con quien tuvo a su hija Amaudru y a Pipino el Jorobado; la segunda, Desiderata, con quien no tuvo descendientes; la tercera, Hildegarda, con quien tuvo nueve hijos: Carlos el Joven, Carlomán (rebautizado como Pipino), Adalhaid, Rotruda, Luis, Lotario, Bertha, Gisela e Hildegarda; con su cuarta esposa, Fastrada, tuvo dos hijos: Teodrada e Hiltruda; y, su última esposa fue Lutgarda. No obstante, la cifra de hijos de Carlomagno aumenta en hasta siete descendientes más (20 hijos en total, entre legítimos e ilegítimos) fruto de la relación con sus concubinas.

Pretendió repartir sus estados entre sus tres hijos varones reconocidos, pero sólo le sobrevivió Luis, a quien coronó en el año 813, meses antes de su muerte. Fue canonizado por el antipapa Pascual II en 1165.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.