Biografía de Carlos I de España, V de Alemania

Rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (Gante, Bélgica, 24 de febrero de 1500 – Yuste, 21 de septiembre de 1558).

Hijo de Felipe el Hermoso y de Juana la Loca, y nieto de Maximiliano de Austria y María de Borgoña, y de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, residió en Flandes hasta su coronación. A la muerte, en 1516. de su abuelo Fernando, heredó ambas coronas, y a esta herencia se sumó la de origen paterno: Austria y los Países Bajos.

Coronado en 1519, sometió a las Comunidades de Castilla (1521) y a las Germanías de Valencia (1521) y Mallorca (1523). A la muerte de su abuelo el emperador Maximiliano (1519) le fue concedido el trono imperial alemán, en competencia con Francisco I de Francia. La necesidad de garantizar las comunicaciones entre sus territorios alemanes e italianos le enfrentó a Francia por la posesión del Milanesado. Tras la victoria de Bicoca, entró en Milán en 1522 y se enfrentó a Francisco I en la batalla de Pavía (1525), donde fue apresado el rey francés.

En 1526 se firmó el Tratado de Madrid, pero aquel mismo año el emperador tuvo que hacer frente a la Liga de Cognac, promovida por el propio Francisco I, que le obligó a firmar la Paz de Cambray (1529).

Además de enfrentarse a la belicosidad de Francia, el emperador combatió también contra el expansionismo turco de Solimán el Magnífico. La alianza entre franceses y turcos tuvo su respuesta en la toma de Túnez (1535), pero más tarde Solimán asedió Viena y conquistó Budapest, y Francisco I reanudó la guerra (1541) y derrotó al emperador en Cerisoles (1544). Sólo el avance de las doctrinas de Lutero pudo poner freno al duelo entre Francisco I y Carlos I, que en 1544 firmaron la Paz de Crépy.

El emperador quiso mantener una actitud pasiva ante la expansión del protestantismo en Alemania, a la espera de que un concilio restableciera el orden religioso. Pero los príncipes alemanes que habían abrazado la nueva doctrina aspiraban a la independencia frente al Imperio y a la Iglesia romana. Carlos I intervino personalmente en los enfrentamientos armados que se sucedieron entre 1531 y 1552. Derrotó a la liga de Esmalcalda en 1531 y de nuevo en 1547, en la batalla de Mühlberg, pero tras la alianza de los príncipes protestantes con Francia, tuvo que rendir las armas y firmar el armisticio de Passau (1552). Fatigado y frustrado en su voluntad conciliadora, abdicó en 1556 y se retiró al monasterio de Yuste, donde murió a causa de la malaria dos años más tarde. Su hermano Fernando I de Austria heredó el Imperio alemán y los dominios de los Habsburgo, y su hijo Felipe II, las coronas de Castilla y Aragón y los Países Bajos.

Carlos V fue sin duda el último emperador de la Edad Media. El mantenimiento de un Imperio tan vasto exigía una administración ágil, la renovación de las finanzas y un ejército moderno. Pero éstos eran conceptos del nuevo siglo que Carlos V, al frente de sus tropas, no alcanzó a comprender, aunque a su vez sea incuestionable el excepcional genio político y militar que le distinguió.

De su matrimonio con Isabel de Portugal nació su hijo Felipe II, y de sus relaciones con Barbara de Blomberg, Juan de Austria.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.