Biografía de Cneo Pompeyo Magno

Militar y político romano (Piceno, 29 de septiembre de 106 a. C. – Pelusio, 28 de septiembre de 48 a. C.). Su nombre en latín era Gnaeus Pompeius Magnus, también conocido como Pompeyo el Grande o Pompeyo el Triunviro.

Aristócrata del Piceno, se adhirió al Partido Conservador y apoyó a Sila en sus intentos de restaurar el poder del senado frente a Mario, líder del pueblo llano (83 a. C.). Al mando de las tropas leales al Senado persiguió y derrotó a los partidarios de Mario que habían huido de Roma: en Sicilia batió a Papirio Carbo y en África a Domicio Ahenobardo e Hiarbas (81 a. C.).

Su regreso a la ciudad fue triunfal: sus soldados у Sila lo aclamaron como imperator (79 a. C.). Pero Mario, paladín del Senado, se convirtió más tarde en su chantajista: en vez de licenciar sus tropas, las mantuvo para exigir a la asamblea, una vez muerto Sila, su nombramiento como procónsul y el gobierno de la Hispania Citerior, que entonces dominaba Sertorio.

Pompeyo entró en Hispania en el invierno del año 77 a. C. al frente de 30.000 legionarios, estableciendo su campamento en Emporion. La estrategia pompeyana pasaba por hacerse con el control de los puertos mediterráneos de Hispania y desde ellos iniciar la penetración hacia el interior. Cruzó el Ebro burlando la vigilancia de Perpenna, pero Sertorio salió a su paso en Lauron, derrotándolo (76). Ante este revés, Pompeyo cambió de planes y penetró en la Celtiberia con idéntico resultado: la derrota en las batallas de Júcar y Sagunto (75 a. C.), reveses que le obligaron a replegarse al norte del Ebro.

Tras invernar en Pompaelo, recibidos refuerzos de Roma, el ejército pompeyano penetró nuevamente en Celtiberia (74-73 a. C.) derrotando a Perpenna (72 a. C.), que había asumido el mando de los sertorianos tras el asesinato de su caudillo.

De nuevo en Roma (71 a. C.), recibió el Triunfo como premio a su costosa victoria y aplastó a las últimas partidas de esclavos rebeldes de Espartaco.

Convertido en cónsul (70 a. C.) junto con Craso, procuro acumular el mayor número de poderes, hasta convertirse casi en un rey. La lex Gabinia (67 a. C.) le confió la campaña contra los piratas mediterráneos y posteriormente dirigió la guerra de Oriente, expulsando del Ponto a Mitrídates y conquistando Armenia (66) y Siria (64 a. C.); además, convirtió en vasallos de Roma a las ciudades fenicias y el reino de Jerusalén (63 a. C.).

En el año 60 a. C., Pompeyo formó con su suegro César y con Craso el primer triunvirato, que llevaba emparejada la distribución de los territorios imperiales entre sus miembros. Cuando César partió hacia las Galias y Craso a Oriente, Pompeyo se proclamó cónsul único (52 a. C.) y perjudicó los intereses de César, que cruzó el Rubicón al frente de sus legiones iniciando la Guerra Civil.

Pompeyo huyó de Roma, fue derrotado por César en Farsalia (48 a. C.) y murió asesinado en Pelusio por orden de Tolomeo, faraón de Egipto.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.