Biografía de Constantin Brancusi

Escultor abstracto rumano (Valaquia, 19 de febrero de 1876 – París, 16 de marzo de 1957).

Fue uno de los escultores más innovadores y que mayor influencia ejercieron en el arte de la primera mitad del siglo XX. Perteneciente a una familia sin recursos económicos, aprendió a esculpir fabricando herramientas de madera. Estudió bellas artes en Cracovia, Bucarest y Múnich, antes de trasladarse a París en 1904. Allí estudió escultura durante dos años en la Facultad de Bellas Artes, donde fue discípulo de Antonin Mercie. En esta época conoció también a Auguste Rodin, que influyó considerablemente en su obra.

Clasificado como abstracto, expresivo o primitivo, demostró un lenguaje nuevo y personal con su primera obra importante, El beso (1908), primitiva en su sencillez formal, que fue colocada sobre la tumba de un amigo en el cementerio de Montparnasse en París.

A partir de 1910 utilizó formas más impersonales y simbólicas, lo que le condujo a los modelos artísticos de la cultura primitiva. Los dos temas permanentes en la obra de Brancusi de esta época son los pájaros en vuelo y las diferentes formas de huevo. Estas esculturas abstractas, realizadas en mármol o metal, son ejemplos de su estilo contemplativo, sencillo y sensual. En esta época hizo dos versiones de Recién nacido, una en mármol (1915), que se conserva en el Museo de Arte de Filadelfia, y la otra en bronce (1920), que se halla en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Entre 1922 y 1925 realizó varias versiones en mármol y bronce de la obra Pájaro en el espacio, la más célebre de las cuales se halla en el Museo de Bellas Artes de Zúrich.

Uno de los rasgos más distintivos de la trayectoria artística de Brancusi fue, por una parte, su fidelidad a las características intrínsecas de los materiales a lo largo del proceso escultórico, y por otro, su carácter formal simbólico-primitivo, que al mismo tiempo resulta moderno. En lugar de crear nuevas formas alterando los rasgos de la materia, realzó las propias formas naturales de los materiales.

Precursor de las esculturas de Henry Moore o Carl Andre, su obra refleja también las influencias del cubismo, de la pintura de Modigliani y del arte primitivo, sobre todo del arte africano, por lo que tiene de sencillo y místico.

Sus obras en madera, influidas por la ideología budista, se anticiparon al movimiento dadaísta por su naturaleza formal y las texturas empleadas. Con sus formas orgánicas pretendió transmitir la esencia elemental de la vida, insinuando el enigma de la realidad interior.

Otras de sus obras importantes son Adán y Eva (1910), en el Museo Guggenheim de Nueva York, La sabiduría (1908), Prometeo (1911), El pájaro de oro (1919), El comienzo del mundo (1924) y Columna sin fin (1937).

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar