Biografía de Dámaso Alonso

Poeta y académico español (Madrid, 22 de octubre de 1898 – 25 de enero de 1990). Su nombre completo era Dámaso Alonso y Fernández de las Redondas.

Nacido en el seno de una familia acomodada, fueron sus padres el ingeniero de caminos Dámaso Alonso y Alonso, y Petra Fernández de las Redondas. Fue su padrino el destacado matemático Juan Vicente Alonso, tío paterno.

En 1914 concluyó el bachillerato, que había cursado en el colegio Nuestra Señora del Recuerdo. En ese tiempo, una afección de la vista lo encaminó hacia los estudios de letras y humanidades, en contra de su primera inclinación a seguir la carrera paterna. Estudiaba con la ayuda de la madre, que le leía los textos que le leía los textos que él era incapaz de seguir.

En 1919, no obstante, obtuvo la licenciatura en derecho, y dos años más tarde en filosofía y letras.

En 1921 publicó su primer libro, Poemas puros, Poemillas de la ciudad. Por ese tiempo, se iniciaba como lector de español y profesor de literatura en Berlín (1921-1923), actividad en la que repitió años más tarde en Cambridge (1923-1925 y 1928-1929) y Leipzig (1935-1936).

Simultaneaba aquella docencia con el estudio de la obra de Góngora, una de las referencias capitales de la generación del 27, que él convirtió en tema de su tesis doctoral. Precisamente en 1927 fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura por su libro El lenguaje poético de Góngora. Ese mismo año, en Sevilla, estableció su primer contacto con los grandes poetas de esa generación, reducido hasta el momento a su amistad con Vicente Aleixandre.

Al año siguiente, en 1928, se doctoró en letras y pasó a colaborar con Ramón Menéndez Pidal en la sección de Filología del Centro de Estudios Históricos de Madrid. En 1930 contrajo matrimonio con la novelista Eulalia Calvarriato.

Como filólogo, fundamentó pronto un sistema crítico propio en el que convergían el positivismo decimonónico y la crítica estilística representada en esos años por Leo Spitzer, Helmut Hatzfeld y Amado Alonso. Su aparato teórico estuvo, al mismo tiempo, marcado por su profunda fe católica y su preocupación por el fenómeno religioso en España.

Amplió sus estudios a San Juan de la Cruz, Lope de Vega y a toda la poesía del Siglo de Oro español, periodo en el que se convirtió en máxima autoridad literaria.

En 1933 obtuvo la cátedra de lengua y literatura de la Universidad de Valencia y en 1936 la de filología románica en la Universidad de Madrid. El levantamiento militar de aquel año le sorprendió en Leipzig.

La guerra civil le inspiró los libros de poemas Oscura noticia e Hijos de la ira, que no se publicaron hasta 1944. Con un discurso sobre Francisco de Medrano, ingresó en la Real Academia de la Lengua en 1948, gracias a la mediación de José María Pemán, quien convenció personalmente al jefe del Estado, Francisco Franco, tras allanar las suspicacias que en el dictador provocaban las amistades republicanas del académico. Por razones de signo contrario, Pablo Neruda lo acusó de no haber puesto todo su empeño en salvar la vida de Miguel Hernández.

Cuando en 1968 se jubiló de su cátedra madrileña, sustituyó a Ramón Menéndez Pidal en la presidencia de la Real Academia, que ocupó hasta 1982.

En 1978 obtuvo el Premio Cervantes. Sus últimos libros fueron Gozos de la vista (1981) y Duda y amor sobre el Ser Supremo (1985). Tras perder el habla en 1988 se entregó al trabajo de compilación de su numerosa obra. Murió de un paro cardíaco el 25 de enero de 1990, fecha en que se cumplía el 42 aniversario de su ingreso en la Real Academia.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.