Biografía de Donatello

Escultor italiano (Florencia, 1386 – 1466). Su verdadero nombre era Donato di Nicolo di Betto Bardi.

Se formó como escultor en el taller de Dello Delli, y más tarde aprendió de Ghiberti. En 1406 comenzaba a trabajar en las obras de la catedral de Florencia, bajo la dirección de Nanni di Banco.

Su primera obra conocida es un David de mármol esculpido en 1408 (Bargello, Florencia), obra en la que se aprecian todavía algunas reminiscencias del estilo gótico.

Viajó a Roma por primera vez en compañía de Brunelleschi (1411 o 1412). Allí estudió detenidamente la escultura clásica, admirando la armonía de sus formas y el dinamismo que los claroscuros conferían a las figuras, características que aplicó en adelante a sus propias obras. Tras este viaje, esculpió para la catedral de Florencia un San Juan Evangelista (1415) y una imagen de San Jorge (1417) que es considerada prototipo iconográfico del héroe cristiano.

El grupo de Abraham e Isaac (1421) supuso una anticipación del estilo manierista, por su composición y dinamismo. Donatello entraba así en su época de madurez (1420-1430), período en el que inició su colaboración con el arquitecto Michelozzo (1425); juntos realizaron la tumba del antipapa Juan XXIII (en el baptisterio de Florencia) y la tumba del cardenal Brancacci (en Sant’ Angelo a Nilo, Nápoles). Durante esta etapa de madurez esculpió una Salomé en bronce (baptisterio de Siena) y las imágenes de los profetas Jeremías y Habacuc para la catedral de Florencia.

Hacia 1432 viajó por segunda vez a Roma, esta vez acompañado por Michelozzo, y centró su atención en el estudio del arte bizantino y románico. Inspirado por estos modelos medievales esculpió dos importantes obras: la Anunciación de Santa Croce (Florencia), altorrelieve en mármol sobre un fondo repleto de motivos ornamentales, y la Cantoría (1433-1439) de la catedral de Florencia, donde las columnas clásicas enmarcan escenas de danza desarrolladas sobre un fondo de mosaico dorado. En 1440 realizaba una de sus obras más conocidas, el David de bronce.

Durante su estancia en Padua (1443-1453) realizó la más importante de todas sus creaciones: la estatua ecuestre del condottiero Erasmo de Nanni, conocida como Gattamelata (1447), que se inspiraba en el modelo romano de la estatua del emperador Marco Aurelio. Donatello alcanzó con esta escultura el máximo grado de perfección formal. La expresión del retratado, serena y contenida, transmite al observador una solemne impresión de vigor físico y moral.

De nuevo en Florencia (1454-1456), Donatello trabajó en sus últimas obras: Crucifixión, Magdalena (talla en madera para el baptisterio de la catedral), Judit (un encargo para la plaza de la Signoria) y los relieves de los ambones (púlpitos laterales del coro) de la iglesia de San Lorenzo, que dejó inacabados a su muerte.

Las creaciones de Donatello fueron referencia obligada y fuente de inspiración para los posteriores artistas del Renacimiento.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.