Biografía de Eileen Chang

Escritora china (Shanghái, China, 30 de septiembre de 1920 – Los Ángeles, California, 8 de septiembre de 1995). Su verdadero nombre era Zhang Ailing, romanización Wade-Giles de Chang Ai-ling, siendo más conocida por su nombre de Eileen Chang.

Eileen fue una escritora china nacionalizada estadounidense cuyo triste y amargo amor en sus historias le valieron una gran audiencia devota y elogios de la crítica.

Descendiente del famoso estadista Qing Li Hongzhang, asistió a una escuela privada tradicional en su primera infancia. Su madre le organizó una educación al estilo occidental a los nueve años; aprendió inglés, pintura al óleo y piano. Se familiarizó con las novelas tradicionales chinas como Hongloumeng (Sueño de la cámara roja) y Hai shang hua lie zhuan (“Una biografía de la flor del mar”), y probó suerte escribiendo.

En 1939, Eileen Chang se matriculó en la Universidad de Hong Kong. Sin embargo, cuando su educación allí se detuvo dos años después por la invasión japonesa, regresó a Shanghái. Siguió una carrera como escritora, comenzando con guiones de películas y obras románticas.

En 1943 saltó a la fama con la publicación en revistas de la novela Jinsuoji («El Candado de Oro») y las historias Chenxiangxie — diyilu xiang (» Trozos de Agalloch Eaglewood [una preciosa hierba medicinal]: la primera carga en el quemador de incienso» ) y Qingcheng zhi lian ( Amor en una ciudad caída; película 1984). Utilizando los “asuntos triviales entre los sexos” como tema de sus historias, describió con precisión los deseos, la imaginación y la personalidad de los residentes urbanos. La historia “Hong mei gui bai mei gui” (1944; “Rosa roja, rosa blanca”; película de 1994) narra la evolución sexual de un joven chino.

Su colección de cuentos Chuanqi (1944; “La leyenda”) y su antología en prosa Liuyan (1944; “El chisme”) no solo se vendieron bien, sino que también combinaron con éxito elegancia y accesibilidad. Sin embargo, cuando terminó la guerra chino-japonesa en 1945, la reputación de Eileen Chang se vio dañada porque era la escritora más conocida de Shanghai durante la ocupación japonesa y su marido, Hu Lanchen, había colaborado con los japoneses. No obstante, su novela Ban sheng yuan (1950; “Dieciocho primaveras”), una historia de amor frustrado, resultó popular. Más tarde se volvió a publicar como Half a Lifelong Romance (1966) y sirvió de base para una película (1997) y una serie de televisión (2003).

Eileen Chang se mudó a Hong Kong en 1952 y a los Estados Unidos tres años después. Dos de sus novelas más conocidas se publicaron durante ese período: Yangge (1954; The Rice Sprout Song ; escrita en inglés pero publicada por primera vez en chino), la obra que le otorgó a Eileen Chang una gran audiencia en Occidente, y Chidi zhi lian (1954; Tierra desnuda). Ambos fueron críticos con la sociedad comunista.

Eileen Chang se casó por segunda vez con Ferdinand Reyher, un escritor estadounidense, en 1956 y se convirtió en ciudadana estadounidense en 1960. En 1961 viajó a Hong Kong a través de Taiwán. Después de escribir varios guiones de películas, regresó a los Estados Unidos en 1962.

Aunque Eileen Chang ocupó puestos en varias universidades estadounidenses a lo largo de los años, se volvió cada vez más solitaria, revisó sus obras y estudió El sueño de la cámara roja. Escribió una novela, Yuannu (1966; El rojo del norte ), basada en su novela anterior Jinsuoji («El Candado de Oro»); fue adaptada como película en 1988. La novela Sè, jiè (1979; Lust, Caution), sobre un plan para asesinar a un funcionario japonés en el Hong Kong ocupado, fue filmada (2007) por el director Ang Lee.

Con la reimpresión de una gran cantidad de sus obras más antiguas, surgió en Taiwán y Hong Kong un resurgimiento del interés por Eileen Chang. A partir de mediados de la década de 1980, su popularidad se extendió gradualmente a China continental. Sus obras fueron recopiladas en Zhang Ailing quanji, 16 vol. (1991-1994; «Las obras completas de Zhang Ailing»).

El 8 de septiembre de 1995 Eileen Chang fue hallada sin vida en su apartamento de Los Ángeles.​ Siguiendo sus últimas voluntades, su cuerpo fue incinerado y sus cenizas fueron arrojadas al Océano Pacífico.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.