Biografía de El Cid Campeador

Caballero castellano del Medievo (Vivar, h. 1043 – Valencia, 1099). Su verdadero nombre es Rodrigo Díaz.

Hijo de un infanzón y una dama de la alta nobleza castellana, fue educado junto al primogénito de Fernando I de Castilla y León, el infante Sancho.

Cuando en 1063 éste heredó el trono de Castilla como Sancho II, lo nombró alférez o portaestandarte, y como tal dirigió todas las campañas militares de su reinado, orientadas desde el primer momento hacia la lucha sucesoria que dirimió el rey con sus hermanos, especialmente Alfonso, a quien le había correspondido el reino de León.

Recibió el apelativo de Campidoctor o Campeador después de que ganara en combate singular al caballero navarro Jimeno Garcés, hecho que le supuso a Castilla la propiedad de varios castillos fronterizos.

En 1067 una crónica judía lo llamó cidi, que equivale a «mío cid», «mío señor», expresión con que lo denominaron sus vasallos. Participó en las batallas de Llantada (1068) y Golpejera (1072), y ese mismo año Sancho fue coronado rey de León y asesinado por Vellido Adolfo.

El Cid, tras tomar juramento a Alfonso VI de que no había participado en el asesinato de su hermano, pasó a la Corte del monarca, quien dispuso la boda del caballero castellano con Jimena Díaz, celebrada en 1074. Al año siguiente lo nombró juez.

En 1079 lo mandó a cobrar las parias o tributos del rey de Sevilla, al-Mutamid. Atacado éste por el rey de Granada, Abd Allah, terció el Cid en favor de al-Mutamid y venció al agresor en la batalla de Cabra. Este hecho de armas fue uno de los argumentos esgrimidos en su contra para justificar en 1081 el destierro del caballero y la confiscación de sus bienes.

Tras rechazar sus servicios el conde de Barcelona, pasó a servir al rey Muqtadir de Zaragoza y, a su muerte, a su hijo mayor, Yusuf Mutamin. A su servicio venció en la batalla de Almenar a la coalición formada por el hermano menor de aquél, Mundir al Hayib, Sancho Ramírez de Aragón y Ramón Berenguer II, conde de Barcelona, quien incluso cayó preso del Cid. Alfonso VI y el Cid se enzarzaron en los años siguientes en un juego de encuentros y desencuentros que los condujo a pactos y rupturas sucesivas y a un segundo destierro del caballero.

Finalmente, en 1092, el monarca fracasó en su intento de conquistar Valencia, y el Cid se vengo arrasando las tierras aragonesas y llegando hasta Logroño Alfonso VI reconoció sus culpas y lo perdono definitivamente, el Cid tomó Valencia el 15 de junio de 1094.

Tres años después, con Pedro I de Aragón, detuvo en la batalla de Bairén el avance de los almorávides, que ya habían destronado a la mayoría de los reyes de taifas.

El Cid murió el 10 de julio de 1099. Su viuda aún resistió otros tres años en el gobierno de Valencia, que el 4 de mayo de 1102 cayó en poder de los almorávides.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.