Biografía de Félix María de Samaniego

Poeta fabulista español (Laguardia, Álava, 12 de octubre de 1745 – 11 de agosto de 1801). Su nombre completo era Félix María de Samaniego Zabala.

Procedía de una ilustre familia vasca y él mismo fue señor de cinco villas del valle de Arraya. Estudió con los jesuitas de Bayona y más tarde en la Universidad de Valladolid, donde estuvo dos años estudiando leyes, carrera que nunca acabó.

En un viaje que realizó por Francia, una de las pocas veces que se alejó de su tierra, entró en contacto con las ideas de la Ilustración, que influyeron en él de manera decisiva.

De regreso en España, casó con Manuela Salcedo у se instaló en Vergara (Guipúzcoa). En esta ciudad dirigió el seminario de Nobles de Vergara, y para sus alumnos, y a instancias de un tío suyo, el conde de Peñaflorida, escribió sus célebres Fábulas Morales (1781), publicadas por primera vez en Valencia en cinco libros con el título de Fábulas en verso castellano, pero tres años después fueron editadas en Madrid en nueve libros con 137 fábulas, entre las que destacan: La cigarra y la hormiga, La zorra y el busto, Las moscas, La lechera, Los dos cazadores.

Para la mayoría de ellas se inspiró en temas de los fabulistas clásicos, Esopo y Fedro, del francés Jean de La Fontaine y del inglés John Gay, que él reescribió con estilo sencillo, espontáneo y gracioso y una métrica muy poco variada; todas tienen un contenido moral у una finalidad didáctica.

Samaniego era un hombre cultivado, con una cultura enciclopedista, que practicaba la literatura como distracción. Escribió también poesía satírica y poesía erótica (Jardín de Venus), que no fue publicada hasta el siglo XX.

Durante algunos años de su vida cultivó la amistad del otro gran fabulista español, Tomás de Iriarte, pero esta relación terminó en una rivalidad que duró hasta la muerte de Iriarte, que sobrevino dos años antes que la de Samaniego. La enemistad comenzó cuando este último publicó un libelo, que no firmó, titulado Observaciones sobre las fábulas literarias de Tomás de Iriarte (1782), en el que atacaba a éste, y que fue el principio de una encendida polémica entre ambos fabulistas.

De los numerosos escritos que Samaniego publicó contra su colega, uno de los que más trascendencia tuvieron fue Coplas para tocarse al violín a guisa de tonadilla, parodia en la que se burla del poema La música, de Iriarte. Además de con este escritor, polemizó con el dramaturgo Vicente García de la Huerta.

Ejerció también la crítica teatral y por sus ideas liberales, expresadas en poemas considerados licenciosos, fue sometido a un proceso inquisitorial y se dictó contra él orden de captura; para escapar de ésta buscó refugio en un convento. Hombre muy activo, además de escribir ocupó cargos públicos (fue alcalde de Tolosa y diputado del País Vasco en Madrid).

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.