Biografía de Francisco de Goya y Lucientes

Pintor español (Fuendetodos, Zaragoza, 30 de marzo de 1746 – Burdeos, Francia, 16 de abril de 1828).

Tras dos fallidos intentos de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, decidió marchar a Italia para allí completar la formación artística que había iniciado en Zaragoza. De vuelta a España, contrajo matrimonio con una hermana del pintor Francisco Bayeu, artista de cámara del rey Carlos III. Gracias a la mediación de su cuñado, Goya fue admitido como pintor de cartones (1775) en la Real Fábrica de Tapices (La gallina ciega, La pradera de san Isidro, El quitasol) y pronto se convirtió en el retratista preferido de la aristocracia madrileña.

En 1780 fue nombrado pintor de cámara de Carlos II, cargo en el que continuó bajo los reinados de Carlos IV, José I (hermano de Napoleón Bonaparte) y Fernando VII.

A principios de la década de 1790 su pintura hizo inmersión en el mundo de las visiones oníricas, debido en parte a su peculiar percepción de la situación política y social de España. De otro lado, la grave enfermedad que le produjo la sordera también contribuyó a alimentar su pesimismo. Con El entierro de la sardina (1792-1793, Academia de San Fernando de Madrid) inauguró una serie de cuadros que satirizaban las supersticiones aleadas a la religión. Su imaginación se desbocó con la serie de Los caprichos (1796-1798), aguafuertes de tema fantástico y tétrica expresión. Sus retratos adquirieron igualmente un tono más sombrío: en La familia de Carlos IV (1800, Museo del Prado), Goya se complacía en la caricaturización de los vicios y debilidad intelectual de la familia real.

Tras la invasión napoleónica compuso su estremecedora serie Los desastres de la guerra (1810-1813), que privan a la contienda bélica de cualquier idealismo para mostrarla en su dimensión más cruel. La misma intención inspiró dos importantes lienzos, La carga de los mamelucos y Los fusilamientos del 3 de mayo (ambos en el Museo del Prado de Madrid), que alcanzan intensos niveles de dramatismo.

Entre 1815 y 1824, Goya compuso la serie de Los proverbios, igualmente fantástica, y varios murales para su casa de la Quinta del Sordo, en las afueras de Madrid, donde las visiones oníricas retornaban al tema tétrico: las célebres pinturas negras (escenas de pesadilla, brujas, aquelarres; Saturno devorando a sus hijos).

Por su filiación liberal, abandonó España en 1824 ante la política reaccionaria de Fernando VII, estableciéndose en Burdeos hasta su muerte. Allí pintó la célebre Lechera, en cuya ágil pincelada han visto algunos estudiosos un precedente del movimiento impresionista.

Constantemente inquieto y preocupado en la búsqueda de nuevas orientaciones estéticas y recursos técnicos, Goya rompió con los moldes academicistas y con los influjos extranjeros imperantes en su época.

Su arte superó en colorismo y naturalidad a la de su contemporáneo David, pero además supuso el fin del siglo XVIII pictórico y el advenimiento de la pintura moderna, por lo que se considera precursor de varios movimientos artísticos.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.