Biografía de Francisco Largo Caballero

Político y sindicalista español (Madrid, 15 de octubre de 1869 – París, 23 de marzo de 1946).

Se adhirió a la Unión General de Trabajadores (UGT) en 1890 y se afilió al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1894. En 1905 resultó elegido, junto a Pablo Iglesias, concejal del Ayuntamiento de Madrid. En 1914 ingresó en la dirección del sindicato, y en 1915 en la del PSOE.

Durante el movimiento revolucionario de agosto de 1917 fue miembro del comité de huelga. Fue detenido y condenado a treinta años de prisión, pero tuvo que ser puesto en libertad al ser elegido diputado a las Cortes por Barcelona. Secretario general de la UGT (1918), mantuvo este cargo hasta la Guerra Civil.

Durante la dictadura de Primo de Rivera colaboró con el gobierno como Consejero de Estado. El régimen totalitario dirigió la represión contra la CNT (Confederación Nacional del Trabajo) y respetó bastante a la UGT.

En 1928 alcanzó la vicepresidencia del PSOE, y en la coyuntura de la descomposición de la dictadura de Primo de Rivera (1930) se incorporó al comité revolucionario que preparó el advenimiento de la República.

Fue ministro de Trabajo durante el bienio progresista de la República entre 1931 y 1933. Presidente del PSOE (1932-1935), Largo Caballero encabezó el sector izquierdista del mismo y tuvo un enorme prestigio entre la organización, y entre las masas obreras, por su ardor revolucionario. Por ese motivo fue objeto de enconadas oposiciones al asumir la cartera ministerial y no poder ir más allá del reformismo en su actuación política.

Después de salir del gobierno radicalizó sus posiciones políticas durante el bienio negro (el gobierno conservador de la República entre 1934 y 1936), combatiendo por una política revolucionaria de ideología socialista, que se situaba, en algunos aspectos, a la izquierda del Partido Comunista de España.

Desde septiembre de 1936 a mayo de 1937 fue presidente del Consejo de ministros, del gobierno del Frente Popular y ministro de la Guerra, pero no pudo evitar la división republicana.

Terminada la guerra, se exilió en Francia, donde falleció, en la ciudad de París.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.