Biografía de Francisco Pizarro

Conquistador español (Trujillo, 16 de marzo de 1478 – Lima, 26 de junio de 1541). Su nombre completo era Francisco Pizarro González.

Fue hijo natural del capitán Gonzalo Pizarro el Largo y de Francisca González Mateos. Analfabeto, se enroló en los tercios de Italia, y en 1502 pasó a las Indias acompañando a Nicolás de Obando, gobernador de La Española.

Participó en la expedición que descubrió el océano Pacífico y después arrestó a su capitán, Balboa, por orden de Pedrarias Dávila.

Tras desempeñar algunos cargos oficiales en Panamá, se estableció como hacendado, asociándose con Diego de Almagro. Juntos emprendieron dos viajes de exploración; durante el segundo, pese a las muchas penalidades sufridas, las noticias de un rico imperio situado hacia el sur hicieron permanecer a Pizarro y trece de sus hombres (los trece de la fama) en la isla del Gallo, mientras Almagro regresaba de Panamá con refuerzos y pertrechos (1526). Llegados éstos, los expedicionarios alcanzaron la costa norte del Perú y la civilización inca.

De nuevo en Panamá, como el gobernador no les prestaba auxilio material para la nuevas expediciones. Pizarro viajó a España y obtuvo del emperador los cargos de capitán general, adelantado y alguacil mayor. Una nueva expedición de 180 hombres partió de Panamá en 1531.

En el valle de Tangaraná se fundo San Miguel (actual Piura), la primera ciudad española en Perú (1532). A finales de ese año alcanzaron Cajamarca, donde se encontraba el emperador Atahualpa, hijo natural del Inca Túpac Hualpa, que acababa de destronar a su hermanastro y heredero legal del trono, Huáscar. Atahualpa cayó prisionero gracias a una artimaña de Pizarro.

Los españoles se aprovecharon del enfrentamiento entre las facciones nobiliarias incas para fortalecer su dominio sobre el imperio; Atahualpa fue ejecutado en 1533 por temor a que encabezase una sublevación. La resistencia indígena en algunas regiones del imperio (caso del Cuzco) se prolongó durante más de cuarenta años.

El 6 de enero de 1535, Pizarro fundaba la Ciudad de los Reyes, o Lima, futura capital del Perú. Tras la sublevación india del Cuzco (1536-1537), en cabezada por Manco Cápac, surgieron crudas disputas entre Pizarro y Alvarado sobre el alcance de las conquistas y beneficios que correspondían a cada uno de ellos. Estas desavenencias degeneraron en una verdadera guerra civil entre los españoles del Perú, que los partidarios de Pizarro inclinaron a su favor en la batalla de Salinas (1538): Almagro, hecho prisionero, fue ejecutado por orden de Hernando Pizarro, sobrino del capitán general. Los leales de Almagro no cejaron entonces hasta culminar el asesinato de Francisco Pizarro (1541).

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.