Biografía de Franz Schubert

Compositor romántico austríaco (Viena, 31 de enero de 1797 – 19 de noviembre de 1828). Su nombre completo es Franz Peter Schubert.

El primer contacto con la música lo tuvo a través de su padre, del que recibió algunos conocimientos de violín. Desde la temprana edad de 11 años, demostró una aptitud especial para el arte de la composición.

Fue cantor de la capilla imperial y discípulo de Salieri a partir de 1813. Tras un lapso de tiempo en que trabajó como maestro de enseñanza primaria en la escuela propiedad de su padre, en 1818 fue nombrado profesor de música de la familia del aristócrata Johann Esterházy y posteriormente se trasladó definitivamente a Viena, donde vivió gracias a la ayuda de Franz von Schober, con quien mantuvo una estrecha amistad.

De carácter introvertido y trato sencillo, su vida estuvo marcada por las dificultades, particularmente económicas.

Su producción artística fue muy vasta, compuesta por más de seiscientos lieder, veinte partituras escénicas, diez sinfonías, aunque sólo ocho se cuentan como ciclo, veinticuatro cuartetos, quintetos, octetos, sonatas, misas, piezas para piano y obras instrumentales.

Cabe distinguir tres grandes etapas en su obra. En la primera destacan los cuartetos de cuerda, como el Cuarteto de cuerda en si bemol mayor (1814), los ciclos de canciones Margarita en la rueca (1814), El rey de los elfos (1815) y El viajero (1816), y las sonatas, como la Sonata en la mayor (1817) y el quinteto La trucha (1817).

La segunda va de 1820 a 1825, y en ella intentó en vano la composición de óperas y música escénica (Rosamunda, 1823). De este período destacan el ciclo de canciones de la bella molinera (1823), la Sinfonía 18 en si menor «Inacabada» (1822) y los Cuartetos de cuenta en la menor y re menor (1822). Las obras de esta época se caracterizan a menudo por la oposición tonal.

Por último, la tercera etapa coincide con los tres últimos años de su vida, y en ella las composiciones se impregnan de un creciente subjetivismo. Destacan la Sonata para piano en re mayor y la Gran sinfonía en do mayor, todas ellas compuestas entre 1825 y 1828, los Tríos (1826, 1827), el Cuarteto para cuerda en sol mayor (1826), los ciclos de canciones Viaje de invierno (1827) y El canto del cisne (1828). Además de algunas obras pianísticas de gran belleza, cabe destacar también, de esta última etapa, la Misa alemana (1826-1827), escrita a partir de textos alemanes, y la importante Misa en mi bemol mayor (1828).

Schubert renovó las formas musicales del clasicismo a través del lenguaje romántico, rico armónicamente aunque de largos dibujos melódicos, con expresivas modulaciones y un lirismo íntimo.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.