Biografía de Giuseppe Verdi

Compositor de ópera italiano (Roncole, Parma, 10 de octubre de 1813 – Milán, 27 de enero de 1901). Su nombre completo era Giuseppe Fortunino Francesco Verdi.

Hijo de una familia humilde, a pesar de poseer dotes naturales, su formación técnica fue un poco difícil, pero desde muy joven hizo transcripciones para la banda de su pueblo y empezó a componer algunas obras a base de estudiar por su cuenta y observar y analizar partituras que le servían de modelo, como complemento a las lecciones que recibía del organista de Roncole, primero, y del maestro de capilla de la catedral de Busseto, después.

En 1823 recibió la protección del mecenas Antonio Barezzi, comerciante y buen músico aficionado, para cursar en Busseto estudios secundarios y música en el Conservatorio de la misma ciudad.

Entre 1829 y 1833 Verdi participó activamente en la vida musical de la localidad; compuso numerosas partituras, que fueron destruidas posteriormente; se instaló a vivir en casa de su protector y se enamoró de su hija Margherita, con quien contrajo matrimonio en 1836.

Recibió una beca de su mecenas para estudiar en Milán y, al no conseguir inscribirse en el Conservatorio, estudió con los mejores profesores particulares, quienes le ayudaron a conocer las grandes obras musicales; tuvo ocasión, también, de asistir a representaciones de ópera; al regresar a Busseto fue nombrado maestro municipal de música.

A partir de 1839 los primeros encargos que le hizo el teatro La Scala, se plasmaron en las óperas Oberto, conte di San Bonifacio, que tuvo mucho éxito y Nabucco (1842), de espíritu patriótico que hizo reconocer a Verdi como el músico que representaba el movimiento llamado Risorgimento, que defendía el ideal revolucionario de la unidad de Italia y la lucha contra los austriacos. Esta obra lo dio a conocer en el extranjero y a finales del siglo XIX se hicieron versiones de un fragmento llamado Va pensiero, para solista y coro.

Siguieron otros encargos: I lombardi alla prima crociata (1843), Ernani (1844), Juana de Arco (1845) y Attila (1846). Los libretos de estas óperas fueron de autores italianos, pero Macbeth (1847), sobre un texto de Shakespeare, marcó una forma distinta de componer, tratando a los personajes con mayor profundidad.

En 1840 murió su esposa y sus dos hijos, y durante algunos años estuvo viajando por Francia, Italia e Inglaterra, hasta que en 1849 compró una finca cerca de Busseto, donde se instaló dos años después con la cantante Giuseppina Strepponi, que fue su compañera sentimental.

A partir de 1851 y hasta 1898, sus composiciones más importantes, por orden cronológico, fueron: Rigoletto, La Traviata, Il trovatore, I vespri siciliani, Simon Boccanegra y Un ballo in maschera. La ópera La forza del destino se estrenó en San Petersburgo: Aida, la más espectacular, la escribió para la inauguración del canal de Suez; Otelo y Falstaff tuvieron un alto grado de perfección.

Muchas de sus óperas se basaron en libretos de Arrigo Boito. Verdi compuso algunas piezas de música religiosa: Requiem, a la memoria de Alessandro Manzoni, Quattro pezzi sacri, que comprende Ave María, Te Deum, Stabat mater y Laudi alla Vergine María.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.