Biografía de Honoré De Balzac

Escritor realista francés (Tours, 1799 – París, 1850).

Hijo de una acomodada familia de provincias, estuvo al cuidado de una severa nodriza desde su nacimiento. En 1807 fue enviado como interno a un colegio de Vendôme, donde se inculcaba una estricta religiosidad y aplicaba una férrea disciplina.

En 1814 la familia se trasladó a París, y él ingresó en el pensionado de Le Pitre, donde concluyó el bachillerato. Luego cursó derecho y trabajó como pasante de un notario y de un procurador, auténtica escuela en la que conoció las intrigas cotidianas de aristócratas y pequeños burgueses deseosos de ascenso social, temas recurrentes de sus obras. En esa época sentó también su ideología monárquica, que en 1830, con Luis Felipe, lo llevó a alinearse con el bando legitimista y, en 1848, tras la subida de Luis Bonaparte, a presentarse como diputado por el partido monárquico.

Sus primeros escritos, firmados con pseudónimo, fueron rotundos fracasos. En el primero, Notas sobre la inmortalidad (1818), inauguró sus intentos de hallar un estilo propio que, bajo la seducción de Walter Scott, probó el melodrama, la novela gótica, el drama en verso y el ensayo jurídico. Halló el camino con Los chuanes (1828), primera novela que firmó con su nombre. Al éxito de crítica se sumó el de público con Fisiología del matrimonio (1829), aplaudida por el propio Gustav Flaubert y que le mereció la consagración como escritor.

Su obra abarca un conjunto de 85 novelas, escritas entre 1829 y 1848, que en 1834 agrupó bajo el título genérico de La comedia humana. Concibió ésta como un conjunto de obras autónomas a modo de capítulos de una especie de enciclopedia sobre la condición humana. Dentro de ella estableció tres categorías: “estudios analíticos”, “estudios filosóficos” y “estudios de costumbres”, estos últimos divididos a su vez en “escenas” de la vida privada, política, militar, campesina, de provincias y de París.

En lo personal, su vida transcurrió entre las dificultades económicas y una serie de relaciones amorosas que él siempre justificó por la necesidad literaria de conocer el alma femenina, protagonista de su obra. Madame de Berny, una mujer mayor que su propia madre, fue el primer apoyo con que contó en su vocación literaria y su valedora ante los acreedores que lo asediaban tras el fracaso de la imprenta Laurens, en la que, a los 26 años, había empeñado su capital. Le siguieron otros fracasos financieros, como sus empresas editoriales La Chronique de Paris, de 1836, y La Revue Parisienne, de 1840, y otros amorosos: la duquesa de Abrantès, viuda de un general napoleónico, Eveline Pizewuska, esposa de un terrateniente ucraniano; la bella Olympe Pélissier; la condesa Guidobani-Visconti, la condesa Hanska, a la que conoció en 1833, y con la cual, tras enviudar en 1842, acabó contrayendo matrimonio en 1849, tras vencer las resistencias de la noble ante el temor de que las deudas de Balzac la arruinaran. Murió un año después, vencido por la gota y los abscesos, la hidropesía y la gangrena.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar