Biografía de Ignacio Aldecoa

Escritor español del realismo social (Vitoria, 24 de julio de 1925 – Madrid, 15 de noviembre de 1969). Su nombre completo es José Ignacio de Aldecoa Isasi.

Cursó el bachillerato en Vitoria, en el colegio de los Padres Marianistas, y luego Filosofía y letras en las universidades de Salamanca y Madrid. Sus dos primeros libros fueron de poesía: Todavía la vida (1947) y Libro de las algas (1949).

Las aulas fueron el primer punto de encuentro para una generación de escritores de la que, en plena posguerra, salió al realismo social; en Madrid el otro punto de sociabilidad era la «ruta de la kasba», como calificaban al recorrido de bares que comenzaba o acababa invariablemente en el café Gijón, y que, entre vino y vino, convertían en tertulia itinerante.

En Salamanca coincidió con Carmen Martín Gaite; con el resto en la kasba: Rafael Sánchez Ferlosio, José María de Quinto, Josefina Rodríguez Aldecoa, Alfonso Sastre, etc., la generación literaria del 54.

José Manuel Caballero Bonald, que también lo conoció chiqueteando, justificaba así el hecho: «Fuimos una generación de mucho vivir y de mucho beber… parte de esa generación tenía un fuerte sentimiento autodestructivo.»

A partir de 1952, tras el casamiento de Ignacio y Josefina, a menudo fue el punto de encuentro la casa de ambos en Blasco de Garay. En 1953 todos ellos se suscribieron a la Revista Española, que auspiciaba Antonio Rodríguez Moñino. Al año siguiente, la primera novela de Aldecoa, El fulgor y la sangre, con la Guardia Civil como tema, fue finalista del Premio Planeta, pero ganó su amiga Ana María Matute. Con esta novela iniciaba la trilogía La España inmóvil, que continuó Con el viento solano (1956), centrada en los gitanos, y que iba a quedar inconclusa.

Era el mismo fin que aguardaba a su trilogía sobre el mar, que empezó con Gran Sol (1957), con los pescadores de altura como protagonistas, y continuó con Parte de una historia (1967), situada entre los pescadores de bajura de la isla La Graciosa. La primera de ellas obtuvo el Premio de la Crítica de aquel año, su único galardón.

Dejó escritos más de un centenar de cuentos que publicó en vida en ocho libros (Vísperas del silencio, 1955; Espera de tercera clase, 1955; El corazón y otros frutos amargos, 1959; Caballo de pica, 1961; Arqueología, 1962; Neutral Corner, 1962; Los pájaros de Baden-Baden, 1965; Pájaros y espantapájaros, 1967), reunidos póstumamente en dos volúmenes de Cuentos completos (1973).

Los tratados de literatura no dudan en señalarlo como una de las cumbres de la narrativa breve en lengua castellana.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.