Biografía de Jacinto Benavente

Dramaturgo español, figura central del teatro español del siglo XX (Madrid, 12 de agosto de 1866 – 14 de julio de 1954). Su nombre completo era Jacinto Benavente y Martínez.

Hijo de un reconocido pediatra con inclinaciones literarias y teatrales, Jacinto Benavente estudió en el Instituto de San Isidro, en Madrid, para posteriormente ingresar en la Universidad Central, donde comenzó la carrera de derecho, que abandonó en 1885, el año de la muerte de su padre. En ese mismo año inició una serie de visitas a diversos países europeos, especialmente Francia, Inglaterra y Rusia, y trabajó durante sus viajes como empresario de circo y como actor.

En 1892 retornó a Madrid y se dedicó plenamente a la literatura y al teatro, con el que estuvo relacionado hasta su muerte. Durante la última década del siglo XIX, Benavente realizó sus primeras publicaciones, que lo situaron entre los jóvenes escritores que más tarde fueron denominados generación del 98, quienes, impulsados por el movimiento modernista, tuvieron como objetivo luchar contra el estancamiento de la vida cultural y social de España. En Versos, Figulinas y Cartas de mujeres, sus primeras obras en verso y en prosa, publicadas entre los años 1892 y 1893, se advirtió una novedad de estilo y temas más propios de Europa que de las tendencias dieciochescas dominantes en España.

En 1892 se publicó Teatro fantástico, una obra más adecuada para la lectura que para la representación escénica, y en 1894 se estrenó, con escaso éxito, El nido ajeno, a la que siguió, en 1896, Gente conocida. Obtuvo su consagración como autor dramático con la exitosa representación de La comida de las fieras, una obra de fuertes contrastes que anunció los mejores aciertos del prolífico autor.

A partir de 1898, Benavente trabajó con una fecundidad inusual, a un ritmo de dos o tres obras por año, y en poco tiempo se transformó en el primer dramaturgo de España y en uno de los más importantes de Europa.

Entre sus obras del primer período, consideradas las más importantes de su producción, destacan La noche del sábado (1903), Rosas de otoño (1905), Señora ama (1908), su pieza preferida, y Los intereses creados (1907), una de sus obras más famosas, en la que combinó de modo magistral elementos de la commedia dell’arte italiana con la amargura de la picaresca española.

En 1925 celebró su centésimo estreno teatral con Nadie sabe lo que quiere. Además de su trabajo como dramaturgo, Jacinto Benavente fue un periodista de excepcional calidad y dirigió las revistas La vida literaria y Blanco y Negro.

En 1922, la Academia Sueca le concedió el premio Nobel de Literatura en reconocimiento a una obra que dio continuidad a las tradiciones del teatro clásico español.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.