Biografía de Joan Miró

Pintor, escultor y ceramista español (Barcelona, 20 de abril de 1893 – Palma de Mallorca, 25 de diciembre de 1983). Su nombre completo era Joan Miró i Ferrà.

Era vástago de una familia de artesanos. Mientras cursaba sus estudios de comercio, asistió a las clases que Modest Urgell y Josep Pascó impartían en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona. Empleado más tarde en una firma comercial, una grave enfermedad le obligó a retirarse a Montroig (Tarragona), cuyos paisajes plasmó posteriormente en varias de sus obras.

De nuevo en Barcelona, se convirtió en discípulo del pintor F. Galí (1912); tres años después asistió a las clases de dibujo del Círculo Artístico de Sant Lluc. Las primeras obras de Miró datan de estas fechas y denotan la influencia del movimiento fauvista y del peculiar estilo de Cézanne.

Expuso por primera vez en Barcelona en 1918; faltaban sólo tres años para su presentación en París (1921), donde se estableció durante los inviernos. Durante sus veranos en Montroig pintó importantes lienzos detallistas, el principal de las cuales es La masía. Ligado al movimiento surrealista desde 1924, a finales de la década de 1920 comenzaba ya a forjar un estilo propio, basado en símbolos abstractos y figuras de trazo rápido y sencillo, semejantes a garabatos infantiles, que perseguían la recuperación del impulso artístico originario y primitivo. En este sentido, Miró dijo en cierta ocasión que «el arte está en decadencia desde la edad de las cavernas».

Tras exponer en Estados Unidos (1930), entró en el llamado período salvaje, caracterizado por el predominio de visiones trágicas y pesimistas; a esta etapa de su carrera artística pertenecen sus célebres Constelaciones.

El gran premio de grabado en la Bienal de Venecia de 1954 le deparó el encargo de los murales para el edificio de la UNESCO en París, realizados en colaboración con Llorens Artigas y que fueron premiados por la fundación Guggenheim.

El Museo de Arte Moderno de París organizó en 1962 una exposición antológica de su obra, seguida por similares muestras en la Tate Gallery de Londres y la Kunsthaus de Zurich. Posteriormente se realizaron retrospectivas de la producción mironiana en Tokyo, Kyoto, Saint-Paul-de-Vence y Barcelona.

Obras de Miró, realizadas en colaboración con Artigues, son también las cerámicas para el pabellón japonés de la Exposición Universal de Osaka ( 1970), para el aeropuerto de Barcelona (1971), para la Kunsthaus de Zurich y para la Cinemateca de París (ambas de 1972) y un mosaico para la Rambla de Barcelona (1976).

Además, cultivó la escultura (ensamblajes de fundición tosca) y el tapiz. En 1971 compuso el texto e ilustraciones de El lagarto de las plumas de oro. Tres años más tarde, las galerías nacionales del Gran Palais y el Museo de Arte Contemporáneo de París le dedicaron una exposición retrospectiva.

Instalado en su estudio de Son Abrines (Palma de Mallorca), Miró prosiguió hasta la muerte con su incansable labor creativa.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar