Biografía de Joaquín Salvador Lavado «Quino»

Dibujante de cómics argentino (Mendoza, 17 de julio de 1932 – 30 de septiembre de 2020).

Quino fue el humorista gráfico argentino más célebre de todos los tiempos, más famoso por su serie subversiva de la firma ‘Mafalda’ (1964-1973). Presenta a una niña luchadora que cuestiona constantemente a la sociedad. Mafalda se preocupa por el estado del mundo, el gobierno, el sistema educativo y otros temas controvertidos. Sus preguntas difíciles y comentarios sarcásticos a menudo dejan a los adultos sin palabras. Incluso hoy los cómics han mantenido su relevancia y siguen siendo los más vendidos en reimpresiones. Amado por el público en general y elogiado por los intelectuales, ‘Mafalda’ ganó varios premios. En 2014 incluso se convirtió en el primer personaje de cómic (y personaje de ficción en general) en recibir la Légion d’Honneur. En Argentina Mafalda se ha convertido en un ícono cultural y posiblemente la serie de cómics latinoamericanos más famosa del mundo.

Joaquín Salvador Lavado Tejón nació en 1932 en Mendoza, Argentina. Su padre era empleado comercial y su madre ama de casa, ambos de ascendencia andaluza. Su abuelo, Joaquín Tejón, era ilustrador y para distinguirlos todos llamaban al niño «Quino», que luego adaptaría como su seudónimo artístico. A Quino le encantaba leer cómics desde muy joven. Entre sus influencias gráficas se encuentran Ernie Bushmiller y Chic Young. En la edad adulta también se convirtió en un gran admirador de Ronald Searle, Bosc, Chaval, Sempé, Saul Steinberg y Charles M. Schulz. La abuela materna de Quino era comunista y sus padres estaban muy interesados ​​y preocupados por el surgimiento del nazismo y el fascismo en las décadas de 1930 y 1940, especialmente con respecto a la Guerra Civil española (1936-1939). Moldeó la propia conciencia política de Quino que encontraría su camino en su obra posterior.

Quino estudió arte en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza, pero cuando su padre falleció en 1949, abandonó la escuela y decidió buscar un trabajo. En 1950 realizó su primer anuncio ilustrado para una tienda de telas. Luego de su servicio militar, se estableció en Buenos Aires. El 9 de octubre de 1954 apareció su primer gag comics en el semanario Esto Es, seguido pronto por trabajos en Leoplán, TV Guía, Vea y Lea, Damas y Damitas, Usted, Panorama, Adán, Atlántida, Che, Democracia, y especialmente Rico Tipo., Tía Vicenta y el Dr. Merengue, donde fue el dibujante de la casa. Se casó en 1960 con Alicia Colombo y conoció a varios futuros colegas y editores durante su luna de miel en Brasil. En 1962 realizó su primera exposición personal.

En 1963 Quino y un colega, Miguel Brascó, desarrollaron un plan para crear una tira cómica con mensajes publicitarios subliminales para Mansfield, una línea de la empresa de electrodomésticos Siam Di Tella. El plan era colarse en una revista desprevenida. Quino creó una niña de seis años con cabello negro rizado, inspirada en ‘Nancy’ de Ernie Bushmiller (conocida en español como ‘Periquita’) y Lucy de ‘Peanuts’ de Charles M. Schulz. Dado que los productos de Mansfield comenzaron con la letra «m», el nombre de la niña también tenía que comenzar con la decimotercera letra del alfabeto. Mientras Quino miraba la película ‘Dar La Cara’ (1962), una adaptación de la novela homónima de David Viñas, dirigida por José Martínez Suárez, vio a una bebé llamada Mafalda. Casi al mismo tiempo, también leyó sobre Mafalda de Saboya, hija del depuesto rey italiano Victor Emmanuel III. Ahora que su protagonista tenía nombre, Quino y Brascó ofrecieron ‘Mafalda’ al diario Clarín, pero rápidamente se enteraron de su plan y se negaron a llevarse un cómic publicitario. Tres episodios encontraron su camino en la revista Leoplán, pero toda la campaña publicitaria finalmente fracasó. Como tal, Quino podría conservar los derechos de su personaje y hacer que su cómic fuera más aceptable para otras revistas.

El 29 de septiembre de 1964 apareció en la revista Primera Plana el primer episodio de ‘Mafalda’. Los editores habían aceptado su cómic de broma con la condición de que eliminara toda la publicidad subliminal. Para Quino esta fue una promesa fácil, ya que ya no estaba afiliado a Mansfield. Pero esto no significaba que se abstendría de influir en sus lectores con mensajes insospechados. En retrospectiva, es irónico que ‘Mafalda’ comenzara como un cómic publicitario fallido, pero que tuviera mucho más éxito como sátira subversiva político-social y anti-comercial. A primera vista, parece ser un típico cómic infantil. Mafalda es una joven que ama los panqueques, pero desprecia la sopa. Disfruta viendo a Walter Lantz’Woody Woodpecker’ y escucha a los Beatles. Como la mayoría de los niños de seis años, puede hablar en voz alta, ser franca y muy impaciente. Originalmente ella y su padre Alberto (Papá) eran los únicos personajes recurrentes. Su madre no debutó hasta el 6 de octubre de 1964. La familia vive en el bloque E, en un edificio no lejos de la casa de Quino en el barrio de San Telmo en la calle Chile 371 de Buenos Aires.

El 21 de marzo de 1968 Mafalda recibió un hermano pequeño, Guille, que disfruta de su chupete y, al contrario que su hermana, de la sopa. Como ella, tiene el don de debatir. Guille se inspiró en el sobrino de Quino, Guillermo Lavado. Mafalda y su hermanito tienen una tortuga como mascota, llamada Burocracia («burocracia»), «porque se mueve muy lento». El 15 de febrero de 1970 se inscribe en la serie otro personaje con un nombre metafórico: la niña Libertad («libertad»). Libertad es hija de un socialista y traductora de libros en francés, más concretamente de Jean-Paul Sartre. Libertad promueve activamente una revolución de izquierda. Ella es tan franca que con frecuencia le trae problemas con sus maestros.

El 9 de marzo de 1965 Quino dejó Primera Plana luego de diferencias creativas con los editores. El 15 de marzo ‘Mafalda’ continuó como cómic diario en el diario El Mundo. Un año después, la serie apareció en 60 periódicos y revistas. ¡El primer libro recopilatorio se agotó en menos de dos días! Sin embargo, el 22 de diciembre de 1967 se suspendió El Mundo, dejando sin resolver una historia en la que Mafalda espera a su hermano menor. El 2 de junio de 1968 la tira cómica encontró un nuevo hogar en el semanario Siete Días Ilustrados, donde estuvo presente hasta su último episodio el 25 de junio de 1973.

‘Mafalda’ tocó la fibra sensible de muchas personas en toda América Latina. En ese momento, la mayoría de los países sufrieron bajo algún tipo de junta militar corrupta y / o tiránica. La mayoría de la gente podría identificarse con una niña que cuestiona abiertamente el sistema. Pero ‘ Mafalda ‘también fue un éxito en el resto del mundo hispano-portugués. Además, la serie ha sido traducida al inglés, francés, holandés, alemán, danés, noruego, sueco, finlandés, polaco, griego, turco, ruso, hebreo, árabe, persa, coreano, indonesio, chino y japonés. En todos los idiomas su nombre sigue siendo el mismo. Para la primera traducción al italiano en 1968, Umberto Eco (más tarde famoso por ‘El nombre de la rosa’) escribió el prólogo.

Quino siempre tuvo cuidado de no trivializar ‘Mafalda’. Nunca permitió ninguna adaptación teatral o cinematográfica, con la excepción de la animación porque era la forma de arte más cercana a sus cómics. En 1972, Daniel Mallo produjo una serie de cortos animados para televisión, que se compilaron en un largometraje de animación de 1981. Una década más tarde, en 1992, el ICAIC produjo una nueva serie animada para televisión, dirigida por Juan Padrón. En comparación con la primera versión, la segunda versión presentaba más comedia de pantomima.

El 25 de junio de 1973 Quino dio por terminada ‘Mafalda’. El dibujante sintió que había dicho todo lo que quería decir. Pero también tenía una razón más importante para dejar de fumar. Un mes antes se había producido otro golpe de Estado, que llevó al poder a Héctor José Cámpora. Y un mes después juró un nuevo presidente: Raúl Alberto Lastiri. Ambos eran meros títeres que preparaban el regreso de Juan Perón, quien había gobernado el país entre 1946 y 1955 y volvió a ser presidente en octubre de 1973. Quino era consciente de que la situación en su país estaba empeorando. Ya varios de sus amigos habían «desaparecido». Recordó haber llevado un episodio de ‘Mafalda’ a la sede de una revista que publicó su trabajo, solo para notar señales de recientes tiroteos y ataques con bombas en el edificio. Perón gobernó Argentina hasta su repentina muerte en 1974, tras lo cual su esposa Isabel Martínez de Perón lo sucedió, hasta que Jorge Rafaele Videla la derrocó en 1976 y estableció una nueva junta dictatorial. Por esta época, Quino se mudó a Milán, Italia, donde permaneció durante los siguientes cuatro años. En 1990 se instala en España y se naturaliza para convertirse en ciudadano español. Desde entonces pasó la mayor parte de su tiempo en Milán, España, Francia y ocho meses al año en Buenos Aires.

Después de que ‘Mafalda’ terminó, Quino siguió haciendo historietas y caricaturas. Algunos sobre temas generales, otros con el mismo fuego político-satírico. Muchos se hacen en pantomima, lo que permite una fácil traducción global. Un tema recurrente es que todos son bastante cínicos, pero siempre tienen remates poderosos e inesperados. Quino dijo que ciertos temas eran tabú para él, como desastres naturales, encarcelamiento y tortura. Esto también explica por qué un caricaturista con conciencia social como él, sorprendentemente, nunca hizo dibujos para Amnistía Internacional: porque tendría que representar estos sujetos.

A partir de 1982 la mayoría de sus viñetas se publicaron en el semanario Clarín y, a partir de 1995, también en El País. Sus obras ajenas a Mafalda también fueron compiladas en colecciones de libros como ‘Mundo Quino’ (1963), ‘A Mí No Me Grite’ (1972),’ Yo que usted…’ (1973),’ Bien, gracias, ¿y usted? ‘ (1976), ‘Hombres de Bolsillo’ (1977), y muchos, muchos más. Quino comentó una vez: «El periódico español El País ha censurado algunos de mis dibujos por considerarlos demasiado «sombríos», a lo que yo respondo que puedo ser sombrío, pero nunca lo soy tanto como en la vida real». El 20 de abril de 2009 Quino anunció su retiro. Falleció el 30 de septiembre de 2020, a la edad de 88 años.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.