Biografía de José Gregorio Hernández

Médico y beato venezolano (Isnotú, [Estado Trujillo] Venezuela, 26 de octubre de 1864 – Caracas, Venezuela, 29 de junio de 1919). Su nombre completo era José Gregorio Hernández Cisneros.

De la unión de Benigno Hernández y Manzaneda y Josefa Antonia Cisneros y Monsilla, romántica unión de llaneros refugiados en el pueblito de Isnotú, Estado Trujillo, nació José Gregorio. Fue bautizado en Escuque por el padre Victoriano Briceño y confirmado en 1867 por el Arzobispo Juan Hilario Boset, apadrinado por el Presbítero Francisco de Paula Moreno, en Betijoque. Aunque venido al mundo en humildes condiciones era de prosapia ilustre, de abolengo, proveniente de linaje cantábrico, una de cuyas ramas vinieron a Venezuela en el siglo XVIII.

La devoción católica fue tradición en la familia de Hernández, de tal manera que la tendencia a convertirse en personaje religioso, se cumplió en su tía María de Jesús, quien profesó de Clarisa en Mérida. Tuvo parentesco con el Hermano Miguel, de las Escuelas Cristianas de Ecuador, biólogo, como él, poliglota, humanista, autor de textos de educación secundaria, con el pseudónimo de G. M. Bruño. Hernández, en proceso de beatificación por la iglesia católica que se llevará a cabo en el primer trimestre del 2021, tuvo estrecha semejanza espiritual con hombres excepcionales.

José Gregorio estudió primeras letras en su ciudad natal y luego se trasladó a Caracas para estudiar en el Colegio Villegas, licenciándose en Filosofía en 1884. Estudió Medicina, egresando en 1888. Presentó su tesis: «La doctrina del Laennec y la Tifoidea» en Caracas, ambas relacionadas a las enfermedades bacterianas, campo en el que centrará su profesión médica. Es considerado el fundador de la bacteriología en Venezuela.

Se trasladó a su tierra natal para ejercer la medicina rural, donde recibió la noticia de que le había sido concedida una beca para estudiar en París microscopía, bacteriología, histología y fisiología experimental.

Regresó de Europa en 1891 y funda el Instituto de Medicina Experimental, el Laboratorio del Hospital Vargas y varios departamentos de Medicina, incluyendo Histología Normal y Patológica; Fisiología y bacteriología experimental. Este fue el primero que se fundó en América, promoviendo la renovación y el progreso de la ciencia venezolana. Asimismo José Gregorio Hernández perfeccionó el uso del microscopio.

En 1904 ingresó como Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina como uno de sus fundadores, cátedra XXVIII. En 1909 renunció a su trabajo en Venezuela y se trasladó a Italia, para ingresar en la Cartuja, como Fray Marcelo. Pero su condición física le hizo volver a sus actividades profesionales, educativas y académicas en Venezuela.

En 1914 regresó a Roma, para ingresar al seminario, pero tuvo que regresar nuevamente por síntomas de tuberculosis. Hubo otra corta interrupción, pero esta vez sin apartarse del ámbito académico, ya que en 1917 viaja a las ciudades de Nueva York y Madrid para realizar estudios, quedando provisionalmente a cargo de sus cátedras el doctor Domingo Luciani. Continuó su labor académica y docente hasta 1919, cuando falleció en un accidente de tráfico.

Durante los 23 años que efectivamente ejerció la docencia universitaria, Impartió un total de 32 cursos sobre materias de su competencia, a los que asistieron 694 alumnos.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.