Biografía de José Ortega y Gasset

Filósofo español (Madrid, 9 de mayo de 1883 – 18 de octubre de 1955).

Alumno del colegio jesuita de Miraflores, se doctoró en filosofía y letras por la Universidad de Madrid con una tesis sobre El milenario (1904).

Posteriormente marchó a Alemania, donde amplió estudios en las universidades de Leipzig, Berlín y Marburgo, en la última de las cuales entró en contacto con el neokantismo, corriente filosófica de la que se separó poco después.

De vuelta en España, sustituyó a Salmerón en la cátedra de metafísica de la Universidad de Madrid (1911). A su iniciativa se debe la fundación de la Revista de Occidente (1923), publicación que mantuvo a los círculos intelectuales españoles en permanente contacto con la filosofía, el arte y la literatura europeos, Ortega representa una superación de la ideología del 98, a la que por otra parte está vinculado.

Ortega figuró entre los firmantes del Manifiesto de los intelectuales (1931) que pedía la sustitución de la monarquía por un régimen republicano; instaurada la II República española, fue elegido diputado, pero pronto dejó la política activa para regresar a su tribuna de ensayista y crítico de la actualidad. Antes del comienzo de la Guerra Civil, no dudó en declarar su desencanto por el rumbo político que el régimen estaba tomando, sintetizado en su célebre frase: «No era eso, no era eso.»

Recién iniciado el conflicto, Ortega abandonó España (1936). Durante veinte años desempeñó la docencia en universidades de América, Francia, Alemania, Gran Bretaña y Portugal. Regresó a Madrid en 1945, donde fundó el Instituto de Humanidades.

El pensamiento filosófico de Ortega —definido por él mismo como filosofía de la razón vital— estuvo muy influido por dos filósofos alemanes contemporáneos, Max Scheler y Georg Simmel.

Recogiendo las doctrinas de la filosofía vitalista europea, Ortega afirmó la primacía de la vida sobre el pensamiento: en la vida —pensaba— se encuentran todas las realidades, no se reduce a una simple forma biológica.

Para Ortega, la persona no es una sustancia, sino un continuo proceso de relación con las cosas en el que los seres humanos despliegan su libertad: «Yo soy yo y mi circunstancia.»

En materia política se definió como liberal, aunque sostuvo que la vida pública debía ser regida por una minoría selecta (los intelectuales) que dirigiese el trabajo de las masas; cuando las masas se rebelan, y pierden el respeto a la superioridad intelectual, Occidente peligra.

Otro aspecto importante de su pensamiento está dedicado al análisis de la historia de España. Según Ortega, España se encontraba más atrasada científica y culturalmente que Europa debido a remotas causas: estuvo dominada por el pueblo bárbaro más inculto y después la invasión islámica impidió la instauración del feudalismo.

Entre sus principales obras cabe citar: Meditaciones del Quijote (1914), El espectador (recopilación de artículos en ocho volúmenes, 1916-1935), España invertebrada (1922), La deshumanización del arte (1925), La rebelión de las masas (1929), Rectificación de la república (1931) e Historia como sistema (1940).

Ortega y Gasset ha ejercido una gran influencia sobre el moderno pensamiento español, abriéndolo a todas las corrientes modernas gracias a su Revista de Occidente a la biblioteca aneja del mismo nombre.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.