Biografía de Luis Eduardo Aute

Músico, cantante, compositor, director de cine, pintor y poeta español (Manila, Filipinas, 13 de septiembre de 1943 – Madrid, 4 de abril de 2020). Su nombre completo era Luis Eduardo Aute Gutiérrez.

Luis Eduardo Aute nació en Manila, la capital de Filipinas, el 13 de septiembre de 1943. Su padre, catalán, había estado trabajando en ese país desde 1919, para una empresa tabacalera, y estaba casado con una filipina de ascendencia española. En su infancia, Aute estudió en la Escuela De La Salle, donde aprendió inglés y tagalo, idioma que se usa dentro de su familia. Desde niño mostró una gran habilidad como pintor y dibujante. Otra pasión de su infancia fue el cine; su interés por el séptimo arte fue alentado por sus padres, quienes le regalaron una cámara de 8 milímetros, que utilizó para producir películas caseras con sus amigos.

Con 8 años, Luis Eduardo realizó su primer viaje a España. En Madrid, con la Orquesta del Hotel Avenida, cantó por primera vez en público, interpretando la canción Las hojas muertas. A los 9 años vio «On the Waterfront», una película que tuvo una poderosa influencia en él y lo inspiró a escribir sus primeros poemas en inglés. Otra influencia cinematográfica a esa edad fue la película Niágara, donde descubrió el erotismo y la sensualidad de la actriz Marilyn Monroe.

En 1954, después de una corta estadía en Barcelona, ​​Aute regresó definitivamente a Madrid, donde estudió en el «Colegio Nuestra Señora de las Maravillas». A los 15 años, con su nueva guitarra recibida como regalo de cumpleaños, actuó en una fiesta de fin de curso de su escuela, como parte integrante de un trío junto con dos amigos. Durante estos años estuvo muy influenciado por el expresionismo alemán y dedicó la mayor parte de su tiempo a pintar, ganando una medalla de plata en un «Concurso de arte juvenil» español.

En 1960, Madrid era una ciudad favorable para el rock & roll, con una multitud de grupos prósperos, y ese mismo año se unió a los Tigres, aunque no duró mucho con ellos. Más tarde se unió a Los Sonor, banda formada por Manolo Díaz, Carlos Guitart y Tony Martínez, pero la pintura y el cine lo atrajeron mucho más en ese momento y se dedicó a estas artes principalmente; exhibiendo sus obras en los Estados Unidos, Bélgica, París, Barcelona y Madrid. En 1965 prestó servicio militar, mientras se dedicó a componer temas musicales.

Los acontecimientos de mayo de 1968, el triunfo de su amiga Massiel en el Festival de Eurovisión, la censura política española y los problemas personales lo llevaron a una grave crisis de identidad al final de la década. Luego dejó la música para participar en varias facetas. Filmó su primer cortometraje en 16 mm, que se presentó en el II Festival de cine de autor de Benalmádena. También se ganó la vida diseñando carátulas para álbumes lanzados por la compañía RCA, que más tarde se consideraron verdaderas joyas del diseño español.

En 1972, patrocinó a Rosa León, y tras años de dudas, regresó fuertemente en 1973 convencido por José Manuel Caballero Bonald , quien le prometió total libertad para desarrollar sus ideas. Diseñada para una trilogía, organizada y dirigida por Carlos Montero, vio la luz en años sucesivos: Rito, en 1973, donde se incluyeron temas como De Alguna Manera o Las Cuatro y Diez; Foam, dedicada a su fiel amor Maritchu, en 1974; y Babel, en 1976. Sarcófago, más tarde se agregó a esta trilogía lanzada en 1977.

En 1976, Aute hizo una pausa en su carrera musical para dedicarse al cine, regresando en 1978, con Albanta, uno de sus mejores álbumes, que incluía «Al alba», donde se reflejaban tiempos de cambio y utopía, y Aute estaba perfectamente en sintonía con las demandas sociales.

Superar a Albanta no fue fácil. Probó, repitiendo la producción con Teddy Bautista en 1979, con un disco rock donde cada canción había sido precedida por una cita de diferentes autores. Por ejemplo, la canción más conocida del álbum, «Is the music», se inspiró en un verso de San Agustín.

En 1980 rompió con Ariola (su sello hasta entonces), para ir a la competencia, Movieplay. Luego publicó el álbum soul con arreglos de Luis Mendo. Fue un trabajo menos eléctrico y con mayor riqueza instrumental, que se abrió con el tema «Todavía no estás aquí», que logró un gran éxito. El mismo equipo repitió en 1982 con LAM, y después de eso, Aute decidió implementar un proyecto que luego sería copiado una y otra vez para el resto de los cantautores: un álbum doble grabado en vivo con una reseña de sus mejores éxitos en el compañia de buenos amigos. El concierto tuvo lugar el 4 de marzo de 1983 en el Teatro Salamanca de Madrid. Los amigos fueron Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, Pablo Milanés y Teddy Bautista.

En 1984, Aute regresó con Caballero Bonald a su sello anterior, Ariola. En la primavera de 1986, Aute grabó un proyecto excepcional: veinte canciones de amor y un poema desesperado, con textos de Pablo Neruda, a quien le dedicó el álbum, que contó además con la participación de invitados especiales como Paco de Lucía, Arturo Sandoval, Frank Fernández y las voces de Paula Molina y Sandra Mihanovich.

El siguiente álbum, Temple, fue mucho más complejo, pero siempre guardando una línea íntima y personal de ideas que sabría reflejar también en sucesivos trabajos. «Poco a poco» fue uno de sus mejores discos. Casi sin pausa, el 24 de septiembre de 1993, Aute invitó a Silvio Rodríguez a dar un concierto en la plaza de toros de las ventas de Madrid. Los dos solos, con sus guitarras y sus voces, tocaron durante tres horas, y posteriormente plasmaron ese trabajo en un disco doble más vendido: Mano a mano, otra obra maestra difícil de repetir.

1994 fue un año sabático para Aute. El 3 de marzo de 1995 presentó una serie de cuatro conciertos en el teatro Albéniz de Madrid, en el que se le permite ver a Ruiz Gallardón (presidente de la comunidad de Madrid), Pedro J. Ramírez (director del periódico El Mundo) o el juez Baltasar Garzón, entre otros. La gira posterior también fue otro éxito.

En el otoño de 1995, firmó para Virgin y editó la traición, un álbum concebido con una estética completamente nueva, producido por Gonzalo Lasheras y con una visión extremadamente renovada del concepto de canción del autor. Las citas de este álbum fueron de Hemingway, y contó con colaboraciones con Silvio Rodríguez, Javier Álvarez , Ángel Petisme, Alicia Alemán, o Misia, cantante portuguesa que previamente había realizado adaptaciones al ritmo del fado en algunas de sus canciones («las cuatro y diez», por ejemplo). También Gonzalo Lasheras trabajó en Air-Invisible, doble CD lanzado en 1998 con 31 canciones, dieciséis en español y el resto en inglés. El viaje comenzó con «Aleluya número siete» y contó con la presencia de Rodolfo Mederos, bandoneonista argentino, como invitado especial. (El «Aleluya número seis» era la canción «Es porque existes», que acaba de cerrar ese primer álbum en español del aire).

Además de su discografía, se han editado numerosos discos de grandes éxitos de este prolífico compositor. En 2000, un grupo de músicos unió sus voces en Mira que eres canalla Aute, un homenaje en el que se editan algunas de las canciones más populares del autor. Meses después, Aute respondió a este reconocimiento con un concierto en Madrid en el que tocó las mismas canciones seleccionadas por sus compañeros para el álbum tributo. También comenzó el nuevo milenio con cómo gira por este mundo, una nueva gira de conciertos en vivo que vino de México y recorrió varias ciudades españolas «con sus canciones siempre».

Artista polifacético desde sus orígenes profesionales, en 2001 presentó su primer largometraje en el Festival de Cine de San Sebastián, un perro llamado dolor. La cinta, muda y animada por computadora, recrea la relación del autor con algunos de sus pintores favoritos, como Goya , Picasso , Frida Kahlo y Dali , a través de 4.000 dibujos del propio Aute.

2003 fue el año de presentación de alas y balas, nuevo trabajo del compositor, y también autorretratos, un álbum recopilatorio que el autor quería celebrar su 60 aniversario. El nombre también presentaba la publicación de corpus delicti, un volumen con todas las letras de sus más de 300 canciones. En 2005, por su parte, presentó Autorretratos vol. 2, disco en el que en este caso recoge sus 32 canciones favoritas de su repertorio. Por otro lado, en mayo de ese mismo año, la ciudad de Santander dedicó el «Semanaute», un recorrido completo por su arte, incluyendo su música, su pintura, sus películas y su poesía. Aute, además, cerró el año con la publicación de AnimaLhada, un libro-objeto de poemas cortos, poemigas y fragmentos de ideas que se pueden leer, escuchar y ver gracias a la inclusión de un DVD con dibujos.

Aute sufrió un grave infarto en 2016, el cual, lo mantuvo dos meses en coma, obligándole a retirarse de los escenarios. Tras pasar diversos periodos de convalecencia, vivía en su domicilio atendido por sus familiares, entre ellos, su esposa María del Carmen Rosado y sus hijos: Miguel Aute, Laura Aute y Pablo Antonio Aute.

En diciembre de 2018 recibió un homenaje multitudinario en el que participaron numerosos artistas como Víctor Manuel, Jorge Drexler, Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, o Joaquín Sabina entre otros.

Luis Eduardo Aute murió a la edad de 76 años, víctima de un infarto cerebral, en un hospital madrileño el día 4 de abril de 2020.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.