Biografía de Margarita Salas

Bioquímica española (Canero, Asturias, 30 de noviembre de 1938 – Madrid, 7 de noviembre de 2019). Su nombre completo era Margarita Salas Falgueras.

Discípula de Severo Ochoa, trabajó en los Estados Unidos y, junto con su esposo, el científico Eladio Viñuela, realizó un trabajo fructífero para promover la investigación española en el campo de la bioquímica y biología molecular y para promover la formación de nuevas generaciones de científicos. En diciembre de 2001, se convirtió en la tercera mujer miembro de la Real Academia Española, junto con la escritora Ana María Matute y la historiadora Carmen Iglesias, tomando posesión en 2003 y fue nombrada el 11 de julio de 2008 Marquesa de Canero por el Rey Juan Carlos I.

Se graduó en química en 1960, en la Universidad Complutense de Madrid, y obtuvo un doctorado en bioquímica de la misma universidad. Desde entonces, se dedicó a la investigación bioquímica, convirtiéndose en una investigadora pionera, especialmente en el estudio del fago Ae 29, un virus bacteriano que tiene una proteína unida a los extremos del material genético.

Comenzó su carrera científica en los Estados Unidos donde, de 1964 a 1967, trabajó con Severo Ochoa en el Departamento de bioquímica de la Universidad de Nueva York. Después regresó a España y con la ayuda de su esposo, crearon un laboratorio de investigación.

De 1968 a 1992 fue Profesora de Genética Molecular en la Facultad de Química de la Universidad Complutense de Madrid, y al mismo tiempo, Profesora de Investigación del Consejo Superior de Investigación Científica (CSIC), en el Centro de Investigación Biológica, desde 1974 hasta 1977; asimismo, de 1977 a 1981 fue profesora en la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid y dirigió el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, perteneciente a la misma Universidad, hasta 1994, donde continuó con su labor como profesora de investigación y directora de el equipo de investigadores que trabaja con el bacteriófago Ae 29.

En 1970, descubrió una proteína terminal unida covalentemente a los extremos del ADN. El descubrimiento de esta proteína (TP) condujo al descubrimiento de un nuevo mecanismo para iniciar la replicación del ADN; caracterizó los diversos componentes involucrados en el mecanismo de replicación y llegó a estar en el tubo de ensayo, completando la replicación del ácido nucleico. Estos estudios sirvieron como modelo para la replicación de virus que tienen una proteína similar y que se replicaron con un mecanismo similar, como la polio, del virus de la fiebre aftosa, la hepatitis B y C, el adenovirus humano, que actúa en la transformación del tumor, y una serie de virus que infectan las plantas.

Con más de 200 artículos científicos publicados en revistas y libros, Margarita Salas perteneció a las sociedades más prestigiosas e institutos científicos nacionales e internacionales, y fue miembro del Consejo Editorial de importantes publicaciones científicas como son Gene, FASEB Journal, Biological Chemistry, Virus Research, J. Biotechnology, FEMS Microbiological Reviews, European J. Biochemistry y EMBO Journal. Durante su vida participó en numerosas conferencias y dirigió una gran cantidad de tesis doctorales.

Desde 1983 fue miembro del Consejo de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), siendo la segunda mujer en pertenecer al Consejo. Fue miembro fundador de la Academia Europea de Ciencias y desde 1988 fue académica de la Real Academia Española de Ciencias Exactas, físicas y naturales, y Presidente de la sociedad española de bioquímica. En 1995, fue nombrada Directora del Instituto de España, órgano rector de las ocho academias nacionales reales.

Su investigación fue reconocida con numerosos premios y distinciones, entre ellos: Premio «Santiago Ramón y Cajal» en 1973; Premio de investigación biomédica Severo Ochoa en 1986; Premio internacional Carlos J. Finley de la UNESCO en 1991, que compartió con su esposo y con el belga Jean Marie Ghuysen, por su contribución en el campo de la microbiología y sus aplicaciones en biología molecular; Premio Rey Jaime I de Investigación en Bioquímica y Biología Molecular en 1994, que dedicó a su esposo, ahora fallecido; Fue, también nombrado Doctor Honoris causa por la Universidad de Oviedo en 1996, y recibió la Medalla del Principado de Asturias en 1997 y el premio nacional de investigación científica «Santiago Ramón y Cajal» en 2000.

También en el año 2000 y por primera vez una mujer, la Fundación independiente, en colaboración con el CSIC, rindió homenaje a la investigadora dentro del ciclo «Español universal», establecido en 1996 por esta Fundación y con la intención de resaltar personalidades a nivel internacional.

Margarita Salas contribuyó significativamente a la comprensión de los procesos de expresión génica, sobre todo con los estudios de replicación del ADN del fago Ae 29. La importancia de los puestos y la larga lista de premios y distinciones recibidos en todo el mundo durante su vida la convirtieron en una mujer notable y respetada por toda la comunidad científica.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar