Biografía de Masaccio

Pintor renacentista italiano (San Giovanni Valdarno, 1401 – Roma, 1428). Su nombre verdadero era Tommaso di ser Giovanni di Mone Cassai.

Llegó muy joven a Florencia y entró en el círculo del pintor Masolino da Panicale, coterráneo suyo aunque mucho mayor. La crítica más reciente subraya que las relaciones entre ambos no fueron las del joven aprendiz frente al maestro, sino las del joven artista innovador que encuentra un espacio como colaborador no subordinado al artista maduro. Parece más bien que la presencia de Masaccio indujo a Masolino, vinculado todavía a la tradición del gótico tardío, a trabajar con los nuevos principios de la perspectiva y naturalistas del arte renacentista.

En 1422 se matriculó en el gremio de los médicos y boticarios; esta fecha aparece también en un tríptico recientemente recuperado en la iglesia de San Juvenal en Cascia (Arezzo), que sólo parcialmente la crítica ha reconocido como una de las primeras afirmaciones del joven maestro, pero que revela ya una plena adhesión a los principios renacentistas y el conocimiento de la obra de Donatello.

En los primeros tiempos de la etapa florentina realizó por encargo Santa Ana Metterza (1424-1425), los frescos Escenas de la vida de San Pedro y el Pecado original de la capilla Brancacci en Santa María del Carmen, en Florencia, iniciado entre 1424 y 1427.

Entre sus obras independientes, la más famosa es el políptico del Carmen de Pisa, encargado en 1426; si bien está vinculado a la estructura tradicional del políptico medieval con fondo dorado, desarrolla el discurso según los principios de la perspectiva, de la incidencia natural de la luz y del relato articulado con pocas figuras esenciales. El políptico, desmembrado en el siglo XVIII, actualmente está dividido en los Museos de Londres, Pisa, Viena, Berlín y Nápoles.

También destaca el fresco con La Trinidad de Santa María Novella de Florencia у la Madonnina, actualmente irrecuperable por haber sido robado.

Entre 1425 у 1428 Masaccio se dedicó, junto con Masolino, a la realización del políptico de la Virgen de la Nieve para Santa María Maggiore y a los frescos para la capilla del cardenal Branda Castiglione.

Masaccio fue, tras Brunelleschi y Donatello, el tercer gran innovador del arte renacentista florentino del quattrocento. Los elementos de su revolución naturalista son el nuevo sentido del espacio, la incidencia de la luz, la intensidad emotiva de los rostros y de los gestos de los personajes y la nueva concepción del relato sagrado.

La calidad revolucionaria de su pintura fue el modelo en el que se inspiraron los maestros florentinos y no florentinos a lo largo del siglo y más allá; lo recuerdan artistas como Manetti, Billi, Landino y Miguel Ángel.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.