Biografía de Maximilien Robespierre

Político francés (Arras, 6 de mayo de 1758 – París, 28 de julio de 1794). Su nombre completo era Maximilien François Marie Isidore de Robespierre, también conocido por su apodo de «el Incorruptible».

Huérfano desde muy pequeño, estudió como becario en París y se graduó en derecho. Criticó duramente el absolutismo real y el sistema judicial, y fue elegido por las clases populares de Arras diputado del Estado Llano en los Estados Generales de abril de 1789.

Pronto se distinguió por sus tendencias democráticas y por su razonada retórica. Influido por Rousseau, defendía una plena democracia política y social, en la que el Estado debía garantizar una asistencia social permanente.

Entró a formar parte del club de los jacobinos, convirtiéndose en uno de los más notables dirigentes.

Desde finales de 1791, una vez disuelta la Asamblea Constituyente, se opuso a los girondinos por su acercamiento a la corte y su política en favor de la guerra. Las primeras derrotas militares y el veto del rey, opuesto a los decretos de la legislación, justificaron sus críticas.

Tras las manifestaciones populares del 10 de agosto de 1792, se convirtió en el máximo líder del pueblo de París como miembro de la Comuna insurreccional. Elegido diputado de París en la Convención, perteneció al grupo de la Montaña, junto con Dantón y Marat.

Se dedicó a apoyar la creación de nuevos órganos de gobierno, como el Comité de Salvación Pública, y a eliminar a los girondinos.

Votó la ley del máximo de los granos, reclamada por los sans-culottes y se mostró partidario de la muerte del rey.

Después de las jornadas populares de septiembre, y tras ser elegido miembro del Comité de Salud Pública, inició una política dictatorial dirigida esencialmente a ganar la guerra.

Consiguió anular el poder de la Convención y concedió una gran parte de las medidas propuestas por los sans-culottes, como la ley de sospechosos, a la vez que los privaba de sus máximos dirigentes, conteniendo así el poder del pueblo.

Se esforzó por mantener la unidad entre los republicanos, apoyando la doctrina de Saint-Just, encaminada a suprimir la desigualdad social. Sin embargo, la división entre dantonistas, partidarios de Dantón y hebertistas, partidarios de Hébert, era ya un hecho. Después de dos meses de confusas luchas entre estas dos secciones, el Comité hizo ejecutar a Hérbert y sus partidarios y posteriormente a Dantón.

A partir de este momento aumentaron las intrigas contra Robespierre, que finalmente fue acusado y condenado por un grupo de adversarios. Tras un fallido intento de suicidio, fue guillotinado junto a un grupo de seguidores el 28 de julio de 1794.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.