Biografía de Nikolai Gogol

Escritor ruso (Velyki Sorochyntsi, Ucrania, 31 de marzo de 1809 – Moscú, Rusia, 4 de marzo de 1852). Su nombre completo es Nikolai Vasilievich Gogol.

Hijo de un pequeño comerciante con aficiones literarias, después de morir su padre se trasladó con su madre a San Petersburgo. Fracasó en sus intentos de dedicarse a la interpretación y a la pintura. Desempeñó un modesto empleo en un ministerio y en 1831 consiguió una cátedra en un Instituto Femenino. Entabló amistad con el escritor Pushkin, quien le sugirió algunas ideas para sus obras literarias.

Gogol comenzó a ser conocido como escritor con Veladas en la finca de Dikanka (1831-1832), que se publicó en dos volúmenes, integrados por una serie de novelas cortas, entre las que se encuentran las célebres La fería de Sorochintsi, sobre la que Musorgski compuso la ópera homónima y La noche de San Juan, donde Gogol expresó las experiencias y los recuerdos de su infancia, trazando un completo cuadro del mundo rural ruso.

Intentó dedicarse a la historia, pero en 1835 dejó la universidad, donde era profesor ayudante, y se dedicó plenamente a la literatura. Ese mismo año continuó publicando series de relatos que cimentaron su prestigio. En la colección Mirgorod (1835) incluyó cuatro narraciones entre las que destacaron Taras Bulba y La querella de Iván Ivánovich e Iván Nikiforovich, donde aparecieron por primera vez dos personajes insignificantes y de existencia anodina que constituyen una constante en su producción posterior.

También en 1835 empezó a publicar Arabescos, donde reunió diversos textos, redactados entre 1829 y 1834, que analizaban la vida de las clases más humildes de las ciudades rusas, y que representaron el paso de Gogol al llamado realismo crítico, del que fue el iniciador en su país. Entre ellos los más destacables fueron La perspectiva Nevski, La nariz, El retrato y El diario de un loco. En este último retrató con minucioso realismo la demencia de un hombre, víctima de su propio orgullo.

Escribió también comedias, como El inspector (1836), una lacerada sátira de la burocracia rusa que obtuvo un gran éxito y provocó el escándalo en algunos medios burgueses, y La boda (1842).

Viajó por Alemania, Suiza, Francia e Italia, donde escribió gran parte de su principal obra, Las almas muertas, en la que reflejó de manera sarcástica el mundo de la Rusia feudal. La obra fue rechazada en 1841 por el comité de censura y, tras algunas obligadas rectificaciones, fue finalmente publicada en 1842. Las críticas recibidas afectaron profundamente el ánimo del escritor, que decidió escribir una segunda parte que disipara todas las dudas.

En 1847 publicó los Fragmentos de una correspondencia con mis amigos, lo que le ocasionó muchas enemistades. Desde entonces su existencia transcurrió entre profundas crisis anímicas y arrebatos de misticismo.

En 1852, poco antes de su muerte, quemó el manuscrito de la segunda parte de Las almas muertas.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.