Biografía de Pedro Antonio de Alarcón

Escritor costumbrista español (Guadix, Granada, 10 de marzo de 1833 – Madrid, 19 de julio de 1891). Su nombre completo era Pedro Antonio de Alarcón y Ariza.

Es autor de cuentos y novelas que reflejan su incansable actividad política, desde su juventud progresista y liberal hasta su madurez conservadora.

Nacido en el seno de una familia noble venida a menos, la pobreza le obligó a seguir la carrera eclesiástica, sin que llegara a terminar sus estudios de teología. Muy pronto reveló su sorprendente rapidez y facilidad literaria. Antes de cumplir los diecisiete años había escrito tres comedias y un drama histórico.

Posteriormente participó en política, desde una postura anticlerical y reformista. Fundó el diario El Eco de Occidente y en 1853 emigró a Madrid, dispuesto a hacerse un lugar en los círculos literarios, pero no tuvo fortuna en su empeño. Allí dirigió un diario antimonárquico llamado El látigo.

Desilusionado de la política, en 1860 se alistó como soldado voluntario en la guerra de África y escribió un relato testimonial, Diario de un testigo de la guerra de África (1859-60), que obtuvo un resonante éxito. Con las ganancias obtenidas, viajó a Francia, Suiza e Italia, y dejó nota de sus impresiones en De Madrid a Nápoles (1861), uno de los libros de viajes más celebrados y leídos de la época. En Roma se postró ante el papa Pío IX. pidió perdón por sus pecados de juventud y se declaró conservador-tradicionalista. A su regreso a España, se inscribió en el partido Unión Liberal, liderado por el general O’Donnell.

Su contribución más importante pertenece al campo de la novela, género en el que se inició con El final de Norma, de fácil lectura, escrita alrededor de 1850 pero no publicada hasta cinco años después.

En 1874 escribió su obra maestra, El sombrero de tres picos, una breve novela costumbrista basada en un antiguo relato popular. Obra a medio camino entre el romanticismo y el realismo, de gran riqueza colorista, en ella se aúnan la rapidez de la acción, el brillante manejo de la intriga y una aguda malicia. Su jocoso realismo se inscribe en la más genuina tradición española. La enorme facilidad con que Alarcón maneja los resortes de la narración continúa destacándose en sus novelas más largas, El escándalo (1875) y El niño de la bola (1880), que despertaron violentas polémicas por su tono moralizador, de acuerdo con su ideología conservadora y católica. En El capitán Veneno, escrita en 1881, reaparece el gracejo del autor, que tiende a faltar en sus novelas más extensas.

En su última novela, La pródiga, escrita en 1882, rindió un tributo final a la moralidad. Es una historia de amor y sacrificio en la que el autor ataca abiertamente el arte romántico por considerarlo no cristiano. También escribió colecciones de cuentos: Cuentos amatorios (1881), Historietas nacionales (1881) y Narraciones inverosímiles (1882).

Pedro Antonio de Alarcón estuvo casado con Paulina Contreras Rodríguez, con quien tuvo como descendencia a su hija Carmen de Alarcón Contreras.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.