Biografía de Pedro Berruguete

Pintor renacentista español (Paredes de Nava, Palencia, 1450 – Madrid, 1504).

Padre de Alonso de Berruguete, es una de las personalidades más sobresalientes del panorama pictórico español del Renacimiento, junto con Bermejo, Jaume Huguet y Gallego.

Durante su juventud estudió arte flamenco en Madrid. Algunos biógrafos suponen que unos años más tarde estudió primero en Flandes y después en Nápoles, donde contactó con el Círculo de Colantonio. Entre 1475 y 1477 el duque Federico de Montefeltro le llamó para trabajar en la ciudad de Urbino, uno de los centros más importantes de la cultura renacentista del Quattrocento, en la decoración del palacio de Urbino. Colaboró con Juan de Gante en la serio de Retratos de hombres ilustres que adornaban el studiolo del duque. A esta etapa se atribuyen también las Alegorías de las artes liberales. Dos de ellas permanecen actualmente en la Galería Nacional de Londres y las otras dos pertenecieron al fondo del Museo de Berlín, pero fueron destruidas en 1945.

En la década de 1470 realizó también Cristo muerto sostenido por dos ángeles (en el Museo Brera de Milán), El duque y su corte escuchando una conferencia (en el Musco Windsor de Londres), y San Sebastián (en el Museo de Urbino), y se le atribuye la colaboración en la Sacra converzacione de Piero della Francesca (Museo Brera de Milán). También se cree que realizó la mayor parte de los 28 retratos imaginarios de hombres ilustres de la Antigüedad y del Medievo que adornaban el camarín del duque en el palacio de Urbino. Hoy se encuentran repartidos entre el palacio de Urbino y el Museo del Louvre de París. En estas obras patentiza su descriptiva y minuciosa técnica flamenca, unida a conceptos clásicos italianos relativos a la perspectiva y al empleo de la luz y del espacio.

En 1483 regresó a Castilla, donde pintó los tres retablos de la iglesia de Santo Tomás en Paredes de Nava. de Ávila. Se llamaron Evangelistas y fueron calificados de prevelazqueños.

En 1499 comenzó a pintar uno de los retablos de la catedral de Ávila, que dejó sin terminar a su muerte. En el mismo año pintó también La degollación de San Juan Bautista en la iglesia de Santa María del Campo, en Burgos.

En sus últimas obras destacan la utilización del color, el contraste de la luz y la oscuridad y la suntuosidad decorativa, resultado de la mezcla del gusto tradicional castellano y las innovaciones italianas.

Sus obras más célebres son Auto de fe y San Pedro mártir en oración por constituir un valioso documento histórico. La expresividad que contienen sus escenas religiosas refleja la riqueza y capacidad narrativa de Berruguete. También se conservan sin datación exacta La anunciación de la cartuja de Miraflores y el díptico de la catedral de Palencia, La Piedad.

Aunque la cronología exacta de sus obras es objeto de debate entre los especialistas, se le considera introductor del primer Renacimiento en España. En su hijo tuvo el principal continuador de su obra.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.