Biografía de Pedro Calderón de la Barca

Dramaturgo barroco español (Madrid, 17 de enero de 1600 – 25 de mayo de 1681).

De familia hidalga originaria de la montañesa Viveda, junto a Santillana, el padre, secretario del Consejo y Contaduría Mayor de la Real Hacienda, tuvo seis hijos, siendo el tercero Pedro, al que le correspondía, por herencia materna, una capellanía que había fundado su abuela. Con este destino siguió el niño los estudios correspondientes: ingresó en el Colegio Imperial de los jesuitas (1608-1613) y en las Universidades de Alcalá (1614), para cursar lógica y retórica, y Salamanca (1615-1620), donde obtuvo el título de bachiller en cánones.

Abandonó, sin embargo, los estudios religiosos, y en 1621 él y sus hermanos se vieron forzados a vender el cargo vitalicio del padre (fallecido en 1615) para pagar las costas de un juicio en el que se vieron implicados por la muerte de un joven durante una pendencia.

En 1623 estrenó en el Palacio Real su primera comedia, Amor, honor y poder, que ya contenía todos los ingredientes esenciales de su teatro posterior. Se vio envuelto en un nuevo conflicto cuando en 1629 violó el fuero eclesiástico al entrar con su hermano Diego en el convento de los Trinitarios durante la persecución del cómico Pedro de Villegas, allí refugiado tras una reyerta con aquél. Este suceso le valió profundas enemistades, entre otras la de Lope de Vega, cuya hija profesaba en dicho convento, y del predicador Hortensio Félix de Paravicino, quien le dedicó un sermón y fue ridiculizado a su vez por Calderón en El príncipe constante.

Los años siguientes fueron los más prolíficos de su producción, estrenada en el Salón de Palacio o en el Buen Retiro. En 1637 fue distinguido con la Orden de Santiago. Su vida no fue ajena a las armas: como soldado participó en el sitio de Fuenterrabía (1638), donde cayó herido su hermano José, y en el de Lérida (1640), en que resultó herido él mismo.

Se licenció en 1642 con una pensión y pasó al servicio del duque de Alba. Reanudó la actividad literaria, encauzada sobre todo hacia los autos sacramentales, que con él fueron ampliados, musicados у dotados de mayor brillantez escénica.

En 1651 se decidió a cumplir, siquiera tardíamente, con la voluntad de sus padres y fue ordenado sacerdote. Poco después era nombrado capellán de Toledo, tras vencer los prejuicios del patriarca de las Indias, que recelaba de los dramaturgos.

En 1663 fue nombrado capellán de Felipe IV. Muerto éste en 1665, ostentó el puesto de capellán mayor de la Congregación de Presbíteros Naturales de Madrid en 1666.

Escribió hasta el fin de sus días. Al morir dejó como legado un conjunto de 120 comedias, 80 autos sacramentales y una veintena de composiciones menores con las que se cerró de hecho el Siglo de Oro del teatro español.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.