Biografía de Pericles

Político ateniense (Atenas, h. 495 a.C. – 429 a.C.).

Miembro de la ilustre familia de los Alcmeónidas, hijo de Xantipo y de Agariste, sobrina del legislador Clístenes. Discípulo de Damón y Zenon de Elea, recibió una gran influencia del filósofo Anaxágoras.

Inició muy joven su carrera política cuando fue designado para organizar en el año 479 a.C. la representación de Los persas, tragedia de Esquilo. Su primera aparición en el palenque fue en el 409 a.C. y su contrincante fue Cimón, que lo sería durante toda su vida.

Fue miembro del partido de Efialtes y a la muerte de éste, en el 401 a.C. fue designado para ocupar la más alta representación del partido. A pesar de la fuerte oposición de los oligarcas, Pericles consiguió que la Asamblea aprobase una serie de reformas que acentuaban el carácter democrático del gobierno ateniense: retribución por el desempeño de deberes públicos, como los del arcontado, los tribunales de justicia y el Consejo de Estado; estos cargos se cubrían por sorteo, de modo que todos los ciudadanos con derecho a voto tenían posibilidades de ostentarlos.

Tomó las medidas necesarias para que los ciudadanos más pobres pudieran asistir a las representaciones teatrales y a las fiestas religiosas. Amplió al máximo la flota y la mantuvo perfectamente equipada.

A su triunfo contribuyó su poder como orador. Desde 443 a.C. hasta el 429 a.C., año de su muerte víctima de la peste, fue elegido para el cargo de estratego, desde el cual pudo desarrollar sus grandes dotes de político y diplomático inteligente, cualidades que iban avaladas por sus actuaciones en las campañas contra los persas y los espartanos.

Su poder llegó a permitirle una incidencia especial en los asuntos públicos de Atenas; por inspiración suya, la Liga Ática, constituida para la lucha contra los persas, se convirtió en un auténtico imperio ateniense. El tesoro de la Liga se empleó para reconstruir la Acrópolis y el Partenón, auténticos símbolos incluso hoy en día de la ciudad.

En el 433 a.C. Pericles se vio obligado a declarar la guerra a Esparta (guerra del Peloponeso), para preservar la democracia y el imperio de Atenas, defendiendo su estrategia moderada destinada a evitar los enfrentamientos por tierra —la especialidad de los espartanos— para decidir la guerra en el mar, donde el dominio era ateniense. La muerte de Pericles antes de terminar la contienda seguramente favoreció la victoria espartana.

Durante su mandato acudieron a Atenas los más importantes escritores racionalistas: Anaxágoras, Protágoras y Herodoto. Divorciado de su primera esposa, junto a su segunda esposa, Aspasia de Mileto, reunió a su alrededor a los hombres más eminentes de la época que colaboraron en el embellecimiento de la ciudad.

Sus contemporáneos distinguieron de él su integridad, su dignidad y su nobleza. Pericles está considerado el más grande gobernante del mundo antiguo.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.