Biografía de Pío Baroja

Escritor español de la generación del 98 (San Sebastián, 28 de diciembre de 1872 – Madrid, 30 de octubre de 1956). Su nombre completo era Pío Baroja y Nessi.

De familia liberal, vivió en distintas ciudades a causa del trabajo de su padre, ingeniero de minas. Fue mal estudiante, sobre todo durante los años de bachillerato en Pamplona, debido a su mal carácter, que lo indisponía a menudo con los profesores, y a su interés por los libros al margen de los programas académicos.

Curso medicina en Madrid y Valencia. Ejerció como médico en Cestona, Guipúzcoa, apenas dos años, al término de los cuales regresó a Madrid para hacerse cargo de la panadería de su hermano Ricardo, como él descontento de su profesión, salida por la que optó como una posibilidad cierta de abrirse al mundo literario de la capital sin descuidar el sustento.

Enseguida pasó a colaborar en la prensa (El globo, El País, Germinal) y, en 1900, publicó Vidas sombrías y La casa de Aizgorri, toda una premonición de lo que fue su prolífica actividad de escritor: 75 volúmenes de novelas y narraciones, además de ensayos, poesías, obras teatrales y memorias.

Próximo al Partido Radical de Alejandro Lerroux, fue tentado en dos ocasiones por la política profesional: en 1909 como candidato a concejal por Madrid y en 1918 como candidato a diputado por Fraga: ninguna de las dos veces salió elegido. En 1933 reemprendió sus colaboraciones periodísticas en Ahora.

En 1934 ingresó en la Real Academia de la Lengua. Al estallar la Guerra Civil se hallaba veraneando en su casa solariega de Itzea, en Vera de Bidasoa, desde donde cruzó la frontera y no regresó a España hasta 1940, una vez terminada la contienda. En el exilio, y luego hasta 1943, colaboró con La Nación de Buenos Aires.

En España vivió apartado de la vida pública, entregado a sus memorias (Desde la última vuelta del camino, 1944-1949). La mayor parte de su obra se estructura en varias agrupaciones: 22 novelas quedan incluidas bajo el título Memorias de un hombre de acción (1913-1935), crónica de la vida de su antepasado Eugenio Aviraneta, que vivió las vicisitudes de la primera mitad del siglo xix; otras treinta se agrupan en diez trilogías. Acaso las más destacadas son: La lucha por la vida, integrada por La busca (1904), Mala hierba (1904) y Aurora roja (1905): Tierra vasca, integrada por La casa de Aizgorri (1900), El mayorazgo de Labraz (1903) y Zalacaín el aventurero (1909). Del resto de su obra merecen atención especial El árbol de la ciencia (1911) y La sensualidad pervertida (1920).

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.