Biografía de Publio Elio Adriano

Emperador romano (Itálica, cerca de la actual Sevilla, España, 24 de enero de 76 d. C. – Bayas, 10 de julio de 138 d. C.).

El emperador Trajano le encomendó diversos cargos civiles y militares, y lo casó con su sobrina Vibia Sabina (100 d. C.). Durante la campaña de Siria y tras la muerte de Trajano, al que acompañaba, fue proclamado emperador por el ejército y confirmado por el Senado, a pesar de las dudas que se plantearon sobre su legitimidad. Adoptó el nombre de César Trajano Adriano Augusto

Amante de la paz, abandonó las luchas de su predecesor en Oriente y dedicó su reinado a la organización del Imperio. Creó una sólida burocracia, restableció la hacienda del Estado e impulsó la agricultura, las obras públicas, la cultura y las artes.

Mejoró la condición de los esclavos y ordenó la compilación del código de jurisprudencia Edictum perpetuum, base del Corpus Juris de Justiniano y del Derecho romano.

En los confines del Imperio (limes), protegió Britania con la construcción de la colosal Muralla de Adriano (122-126 d. C.), fortificó también Germania y pacificó a las tribus bárbaras que habitaban las fronteras. Hombre culto y de gustos helenizantes, favoreció a los griegos con la reedificación de Atenas y la construcción de bibliotecas y del templo de Zeus.

En Palestina quiso reconstruir el templo de Salomón de la ciudad de Jerusalén (132 d. C.) y dedicarlo al dios Júpiter. La oposición de los judíos provocó una revuelta que fue aplastada con extremada dureza por Cayo Julio Severo después de tres años de lucha. Adriano reconstruyó finalmente Jerusalén con el nombre de Aelia Capitolina y desterró de ella a los judíos.

Sus últimos días se vieron ensombrecidos por la muerte de su favorito Antínoo, un esclavo originario de Asia Menor que se suicidó para protegerle de los malos presagios de un oráculo. El emperador le elevó a la categoría de divinidad y dedicó a su persona un gran número de estatuas y la ciudad de Antinoopolis.

Tras su muerte, Adriano fue sucedido por su hijo adoptivo Tito Aurelio Antonino, que como emperador adoptó el nombre de Antonino Pío.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.