Biografía de San Francisco de Asís

Religioso italiano (Asís, h. 1182 – Santa María degli Angeli, 1226). Su verdadero nombre es Giovanni Bernardoner.

Pietro de Bernardone, su padre, fue un acaudalado mercader francófilo, que quiso enseñar a su hijo la lengua francesa: por eso recibió el apodo de Francisco (Francés).

Desde muy joven Francisco trabajó en los negocios paternos, aunque su gran aspiración era ser caballero.

Combatió en la guerra que libraron Asís y Perusa y estuvo un año cautivo (1202-1203). Partidario del Papa frente al emperador, marchó a Apulia para luchar contra los ejércitos imperiales, pero antes de la batalla tuvo su primera visión, que le ordenaba volver a Asís para allí consagrarse por entero a la oración y la caridad.

La nueva actitud de Francisco disgustó mucho a su padre; en 1206, tras una grave discusión familiar, Francisco se retiró a la vida eremítica. En torno a él se reunieron sus primeros discípulos: Bernardo de Quintaville, Pedro de Catania y Gil de Asís. Redacto entonces una sencilla regla (basada en la pobreza total y el más absoluto desprendimiento) para la nueva comunidad; el papa Inocencio III confirmó los ordenamientos de los hermanos menores (1210) y autorizó las predicaciones de Francisco (que era un simple diácono, pues nunca llegó a ordenarse sacerdote).

La primera sede de la orden estuvo en la aldea de la Porciúncula, cercana a Santa María de los Ángeles.

En 1212, Francisco fundaba con Santa Clara de Asís la Segunda orden franciscana (la de las damas pobres). Pretendió sin éxito unirse a los cruzados que marchaban a Siria (1212) y viajó luego a España con la intención de peregrinar hasta la tumba del apóstol Santiago, algunas tradiciones refieren su tránsito por Barcelona, Vic, Burgos y Compostela (1213-1214).

Posteriormente asistió al capítulo general de su orden y al concilio de Letran (1215); al año siguiente, tras una nueva visión, obtuvo una indulgencia especial para su capilla de la Porciúncula.

Pudo unirse a los cruzados en 1219, y en Egipto intentó sin éxito convertir al sultán; desde allí marchó en peregrinación a Tierra Santa, donde contrajo una enfermedad incurable. En 1220 renunciaba al ministerio general de su orden para dedicarse por completo a la predicación, en esta época fundó la Tercera orden penitencial (1221).

Llegada la Navidad de 1223, Francisco presentaba en una cueva de Greccio el primer Nacimiento viviente de la historia. Al año siguiente se retiró a Alvernia, donde el día 14 de septiembre recibió los estigmas de las llagas de Cristo. Regresó entonces a Asís y allí recayó de la enfermedad contraída en Palestina. Soportó su dolencia en una miserable cabaña de la Porciúncula, y aún tuvo ánimos para escribir su Cántico al sol. Falleció en la noche del 3 al 4 de octubre de 1226.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.