Biografía de Santa Rosa de Lima

Religiosa peruana (Virreinato del Perú (actual Lima), 20 de abril de 1586 – Lima, 24 de agosto de 1617). Su nombre secular era Isabel Flores de Oliva.

Santa Rosa de Lima fue una mística cristiana terciaria dominica; canonizada el 12 de abril de 1671 por el papa Clemente X, fue la primera persona nacida en el hemisferio occidental en ser canonizada por la Iglesia Católica Romana. Su festividad se celebra el 23 de agosto desde 1970 (anteriormente se celebraba el 30 de agosto) y es la santa patrona de Perú y de toda Sudamérica, así como de bordadores, jardineros y floristas.

Nacida en una familia noble, Rosa (el nombre por el que siempre se la conoció) se sintió atraída por las prácticas penitenciales y la vida espiritual a una edad temprana. Su madre quería que se casara e inicialmente se negó a permitir que su hija siguiera la vida religiosa. Para disuadir a los pretendientes, la hermosa Rosa se cortó el cabello y se hizo ampollas en la piel con pimientos picantes. La lucha entre su madre y ella duró 10 años, durante los cuales Santa Rosa de Lima hizo un voto perpetuo de virginidad, tomando como modelo a santa Catalina de Siena.

Finalmente, en 1606, su madre cedió y permitió que Rosa se hiciera dominica de tercer orden, aunque sus padres no le permitieron vivir en un convento. En cambio, Santa Rosa de Lima optó por el encierro estricto y la contemplación y se retiró al aislamiento de una choza en el jardín familiar, donde soportó una vida de severa austeridad y ascetismo. Llevaba regularmente una corona de espinas, practicaba el ayuno, dormía solo unas pocas horas por noche en un lecho de tiestos, se autoflagelaba y experimentaba numerosas visiones, en particular del Diablo.

Aunque era en gran parte una reclusa, Santa Rosa de Lima estaba dedicada a los enfermos y hambrientos de su comunidad y, a menudo, los llevaba a su cabaña para cuidarlos. Era experta en costura y vendía sus finos encajes y bordados, así como las flores que cultivaba en su jardín para ayudar a su familia y recaudar fondos para los pobres. Su funeral fue una ocasión de honor público, y se dice que se produjeron muchos milagros después de su muerte.

Fue beatificada en 1668 por el Papa Clemente IX y declarada patrona de Lima; fue canonizada por el Papa Clemente X, quien la proclamó patrona de América del Sur, las Indias y Filipinas.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.