Biografía de Sófocles

Poeta trágico griego (Colona, 496 a. C. – Atenas, 406 a. C.).

Nació en una familia modesta y recibió una esmerada educación que le llevó a convertirse, a los 16 años, en uno de los jóvenes mejor formados intelectualmente de toda la ciudad de Atenas. Estudió con el músico Lampros y los poetas.

En el año 480 a. C. dirigió el coro que homenajeó el triunfo sobre Jerjes. En el 468 a. C., a los 28 años, ganó el primer premio de un concurso de teatro trágico con la obra Triptolemo, en el que compitió con Esquilo, y que significó el inicio de una brillante carrera con más de ciento treinta obras creadas y veinte éxitos absolutos.

Hacia el año 445 a. C. escribió sus obras trágicas Áyax, sobre un episodio del sitio de Troya, y Las Traquinias, acerca de la muerte de Heracles, dos de las siete que se conservan íntegras.

Tuvo a su hijo Yofón, también poeta trágico, con su esposa Nicóstrata, y a su otro vástago, Aristón, con Theoris de Sicione. Fue amigo de Pericles y Heródoto. En el 443 a. C. fue uno de los 10 administradores del tesoro federal, y en el 440 a. C. fue estratego en la expedición de Samos mandada por Pericles, como reconocimiento por llegar a alcanzar el primer lugar en la poesía griega con la representación de la obra Antígona, historia de la hija de Edipo y su desafío al tirano Creón, escrita en el 442 a. C.

En el 425 a. C. comenzó a redactar la tragedia Edipo Rey, y en el 415 a. C., mientras siguió ejerciendo de estratego en Siracusa, acompañando a Nicias, inició Electra, retrato de una mujer con ansias de venganza.

En el 411 a. C. llegó a ser uno de los 10 comisarios del pueblo en Colona. Las obras Filoctetes, sobre el sitio de troya, y Edipo en Colona, sobre la apoteosis de Edipo, datan del 409 a. C. y 401 a. C., respectivamente. También se conservan algunos fragmentos de la tragedia Los sabuesos.

Representó la figura principal del teatro griego, al que ofreció grandiosidad y sencillez. En los contenidos, admitió la intervención divina en los conflictos humanos, pero investigó el principio de la acción en la voluntad del ser humano, y otorgó naturalidad, flexibilidad y riqueza al lenguaje trágico teatral, con la utilización frecuente de la sutil ironía. En las formas, introdujo la trilogía libre sustituyendo la trilogía ligada, y añadió un tercer personaje, disminuyendo el papel del coro, y el diálogo entre un trío de actores, e inventó el decorado pintado. Los protagonistas de sus obras son seres excepcionales que libran una ardiente lucha contra su destino abrumador, en realidad, héroes inflexibles y pasionales, ajenos al amor humano, con un carácter general de pesimismo.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.