Biografía de Trota de Salerno

Médica italiana (Salerno, Italia, 1050 – 1097). También conocida como Trótula de Salerno o Trótula De Ruggiero.

Trota de Salerno vivió en el siglo XI en una época en que a las mujeres europeas generalmente se les negaba la educación. Trotula era médica, instructora y escritora médica, ocupaba una cátedra en la escuela de medicina de la Scuola Medica Salernitana, una escuela que aceptaba mujeres como estudiantes y profesoras y era considerada “el centro más importante para la introducción de la medicina árabe en Europa Occidental».

La llegada de Constantino Africanus en 1077 marcó el comienzo del período clásico de Salerno con su más alto nivel de logro que abarca los siglos X al XIII. La biblioteca de Monte Cassino, ubicada relativamente cerca de Salerno, proporcionó una fuente inigualable de conocimiento médico al haber recopilado y traducido obras médicas griegas, romanas, islámicas, egipcias y europeas.

El interés principal de Trota se centró en las mujeres y cómo aliviar su sufrimiento. Escribió varios trabajos médicos, el más notable De Passionibus Mulierum Curandarum sobre las enfermedades de la mujer, también conocido como Trotula Major. Otro trabajo importante fue De Ornatu Mulierum sobre cosmética femenina, también incluido en Trotula Minor, en el que enseña a las mujeres a conservar y mejorar su belleza y tratar las enfermedades de la piel a través de una serie de preceptos, consejos y remedios naturales. Da lecciones de maquillaje, sugiere la forma de desarrugarse, quitar la hinchazón de la cara y los ojos, quitar el vello no deseado del cuerpo, aclarar la piel, disimular las imperfecciones y las pecas, lavar los dientes y quitar el mal aliento, teñir el cabello, encerar, tratar los labios y las encías.

Si bien se sabe que había otras mujeres practicando la medicina en Salerno, ella es la única mujer conocida que ha compuesto un texto escrito. Una comparación de su trabajo con sus practicantes masculinos contemporáneos indica que Trota no especuló sobre las causas de las enfermedades y tendió a usar ingredientes disponibles localmente en lugar de ingredientes más nuevos como el azúcar. Entrenó a sus alumnos a observar a sus pacientes, examinándolos minuciosamente para prescribir un tratamiento adecuado, promoviendo la limpieza, una dieta equilibrada, el ejercicio y la evitación del estrés. Es considerada la primera ginecóloga del mundo y fue pionera en la salud de la mujer, asesorando a las mujeres sobre la concepción, el embarazo, las cesáreas y el parto.

Durante el siglo XVI, sus dos manuscritos titulados Trotula se publicaron varias veces, pero los eruditos humanistas llegaron a creer que el trabajo era de origen antiguo escrito por un hombre. Su identidad como mujer siguió siendo dudosa hasta que el reconocimiento del origen de tres textos de Trotula y el descubrimiento de la Practica original de Trota ocurrió en la década de 1980, pero su autoría de Tratamientos para mujeres se confirmó tan recientemente como en la década de 1990. Su trabajo fue tan influyente que marcó el rumbo de la práctica de la medicina femenina durante siglos, y los médicos de todo el mundo medieval confiaron en su trabajo de referencia médica para tratar a pacientes femeninas.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.