Biografía de Vasco da Gama

Navegante portugués (Sines, 1469 – Cochín, India, 24 de diciembre de 1524).

Por la muerte de su padre, Esteban da Gama, tomó el mando de la expedición que debía ir a la India bordeando la costa de África. Zarpó de Lisboa en 1497 con 4 navíos y unos ciento sesenta hombres, capitaneando un proyecto del rey de Portugal, Manuel el Afortunado, con el que se esperaba abrir la ruta de las especias y obtener así inmensos beneficios.

Siguieron la costa africana hasta doblar el cabo de Buena Esperanza, descubierto unos años antes por otro navegante portugués, Bartolomé Díaz. Al llegar a la bahía de San Blas establecieron contacto con indígenas y continuaron a lo largo de la costa cada vez con mayores dificultades.

Por Navidad costearon un país casi deshabitado, al que dieron el nombre de Natal.

Llegaron luego a Sofala, y el día 2 de marzo estaban ante la costa de Mozambique. Un grupo de musulmanes y el rey local saludaron amistosamente a los navegantes y les confirmaron que se encontraban en los países que comerciaban con la India.

En la siguiente escala, Melinde, recogieron a un piloto local, Malemo Cana, uno de los navegantes más prestigiosos de su tiempo, que enseñó a Gama la ciencia náutica de los árabes del océano Índico, y lo guió a Calicut. La acogida del príncipe local fue fría, dada la hostilidad de los comerciantes árabes, que controlaban el comercio de Oriente y temían que la llegada de los europeos les hiciera perder su monopolio. Sin embargo, Gama se mostró como un hábil político y consiguió hacer algunos tratos con príncipes locales, consiguiendo un valioso cargamento de especias con el que emprendió el viaje de regreso.

Siguió por Mogadiscio y Zanzíbar y entró en Lisboa en 1499, con una sola nave y una tripulación muy mermada. Por el éxito de su expedición, fue nombrado Almirante de los mares de la India y colmado de privilegios.

En 1502 zarpó nuevamente al frente de 20 naves, con el objetivo de establecer factorías y vencer la resistencia de los príncipes de la costa malabar, que obstaculizaban el comercio portugués. Durante este viaje firmó varios tratados comerciales que dejaron patente la hegemonía portuguesa en Asia.

Tras regresar a Lisboa, permaneció durante casi veinte años inactivo, hasta que el rey Juan III le encomendó una nueva expedición. Con el título de virrey de las Indias, se hizo a la mar en 1524 y, después de asistir a la fundación de Goa e intentar luchar contra la corrupción que se había adueñado de las factorías, se trasladó a Cochín, donde murió a causa de la malaria.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.