Biografía de Vincent Van Gogh

Pintor neerlandés (Groot-Zundert, 30 de marzo de 1853 – Auvers-sur-Oise, 29 de julio de 1890).

Hijo de un pastor protestante, en 1869 empezó a trabajar como dependiente en la sucursal en La Haya de la galería Goupil de París. En 1873 le trasladaron a la sucursal de Bruselas y, más tarde a la de Londres.

En 1875 marchó a París, donde continuó trabajando en otra sucursal de la misma galería hasta 1876.

Regresó a Inglaterra y trabajó en una escuela privada en Ramsgate y de ayudante de un pastor metodista en Isleworth (Middlesex); su misticismo se fue acentuando y deseó ser pastor. Se preparó para ingresar en la escuela de teología de Amsterdam, pero no superó el examen. Admitido en una escuela de evangelistas de Bruselas y enviado al Borinage, en los alrededores de Mons, fue allí testigo de la miseria en la que vivían los mineros, y este contacto con la realidad lo sumió en una crisis de fe (1879). Se inició entonces en el dibujo, con la intención de conservar el recuerdo de esta experiencia.

Ayudado económicamente por su hermano Theo, que le había sucedido en la galería Goupil, empezó su aprendizaje de artista, Theo reconoció en sus dibujos dotes poco comunes.

Vincent marchó a Bruselas con el objetivo de perfeccionar su dibujo. Volvió a la casa paterna, en Etten, pero en este período se enamoró de su prima Kate. Al marchar ésta a La Hoya, Vincent la siguió. Conoció a una prostituta, Sien, con la que vivió un tiempo, y durante esa etapa realizó numerosos dibujos y empezó a pintar.

Su hermano Theo descubrió sus relaciones con Sien (1883) y, muy a su pesar, se alejó de ella y marchó a la región de Drenthe, donde pintó numerosos paisajes. Regresó a casa de su padre, que había sido trasladado a Neuenen (Brabante Septentrional) y murió en 1885. En aquel momento Van Gogh se encontraba en un período de intensa producción y realizó su primera gran obra: Los comedores de patatas (1885).

En 1886 volvió a París. Las extensas cartas que escribió a su hermano Theo casi a diario han permitido conocer su vida hasta ese momento.

De los dos años que pasaron juntos en Montmatre existen pocos datos, pero es posible seguir la evolución de Van Gogh a través de su pintura. Trabajó en el taller de Cormon, descubrió a los impresionistas y entabló amistad con Toulouse-Lautrec, Louis Anquetin, Émile Bernard y Gauguin.

En París pintó unos doscientos lienzos y veintitrés autorretratos. Se trasladó al sur de Francia buscando la luz intensa de las estampas japonesas. Siempre inadaptado en todos los ambientes, los síntomas de su enfermedad mental se acentuaron y llegó a cortarse una oreja en un momento de crispación.

Ingresó en un hospital psiquiátrico cerca de San Romieg (1889), y poco después de llegar a Auvers-sur-Oise, se suicidó (1890).

Pese a ser un prolífico artista, sus obras fueron poco valoradas y reconocidas en su época, de hecho, Vincent van Gogh consiguió vender muy pocos de sus cuadros en vida, siendo la pintura más relevante El viñedo rojo cerca de Arlés (La vigne rouge), que adquirió la pintora belga Anna Boch en 1890, el mismo año en que Van Gogh se quitó la vida.

Autor entrada: Diego Torres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.