Biografía de Wamba

Rey de los visigodos (Pujerra, 643 – Pampliega, 688).

Sucesor de Recesvinto. Poco después de su elección en el año 672 luchó contra los vascones en Cantabria, que se había sublevado, pero interrumpió esta campaña para enfrentarse a la rebelión de Hilderico, con de Nimes, en Septimania. Allí envió un ejército al mando del conde Paulo, noble de origen bizantino. Sin embargo, en contra de lo previsto por Wamba, Paulo tomó partido por los rebeldes y, aprovechando la circunstancia, se proclamó rey en Nimes, contando con el apoyo del duque de la Tarraconense, Ranosindo, del gardingo Hildiguiso y del propio Hilderico.

Wamba, tras someter las ciudades de Barcelona, Girona, Narbona, Béziers y Nimes, hizo prisionero a su rival en el año 673 y lo condujo a Toledo.

Durante su reinado, dadas las continuas luchas y sublevaciones, promulgó una ley que obligaba a todos los súbditos a prestar servicio militar al rey, cuando éste lo reclamase. Además, y según esa disposición, los señores debían armar a la décima parte de sus siervos. Dispuso también que, en caso de incumplimiento de esta ley, el castigo fuese el destierro para los siervos y la confiscación de bienes para los nobles.

Otra de las grandes preocupaciones de Wamba fue la falta de disciplina eclesiástica que venía padeciendo el reino desde hacía tiempo. Para poner fin a este problema, convocó dos concilios provinciales en el año 675, uno en Toledo y otro en Braga, y dispuso la reunión anual de los mismos.

Antes de que pudiera terminar su mandato fue depuesto por Ervigio en el año 680 y se retiró al monasterio de Pampliega, donde murió. A partir de este momento, las intrigas y las luchas civiles por ocupar el trono condujeron al final del reino visigodo.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar