Biografía de William Faulkner

Escritor estadounidense (New Albany, Mississippi, 1897 – Oxford, Mississippi, 1962).

Era descendiente de una antigua familia del sur de Estados Unidos, arruinada durante la Guerra de Secesión. En su juventud no fue buen estudiante y ejerció diversos oficios antes de dedicarse a la literatura. Aviador durante la Primera Guerra Mundial, resultó herido en el frente francés.

Su primera obra publicada fue El fauno de mármol (1924), un libro de poemas. Le siguieron La paga de los soldados (1926) y Mosquitos (1927), dos novelas sin excesiva originalidad que le dieron a conocer.

En 1929 se casó con Estelle Oldham y posteriormente se instaló en una granja en las afueras de Oxford, en el estado de Mississippi. Allí escribió la mayor parte de su obra, al margen del ambiente literario y de sus polémicas. Salió de casa sólo en contadas ocasiones para viajar por Europa y Asia.

En su primera gran obra, Sartoris (1929), presentó a la familia que protagonizó algunos de sus relatos posteriores, en un ambiente imaginario del condado de Yoknapatawpha y su capital, Jefferson. En la novela los personajes se mueven en un ambiente de decadencia y perversión, sometidos a un fatalismo que no pueden llegar a entender ni controlar.

En El ruido y la furia (1929), Faulkner utilizó por primera vez el monólogo interior para mostrar el fluir psíquico de la conciencia del protagonista. A estas obras siguieron Mientras agonizo (1930) y Santuario (1931), novela que le permitió alcanzar una notable popularidad.

Su fama continuó cimentándose en los años siguientes con novelas como Luz de agosto (1932) Pylon (1935), Absalón, Absalón! (1936), Los invictos (1938), Las palmeras salvajes (1939), El villorrio (1940) e Intruso en el polvo (1948).

En las obras de Faulkner se refleja la profunda decadencia y la ruina del mundo sureño que pudo conocer directamente a través de los testimonios y recuerdos familiares. Con sus obras conectó con los problemas e inquietudes del hombre contemporáneo. En su propia familia se dieron tipos casi legendarios que le sirvieron de inspiración para algunos de sus personajes.

Empleó una técnica narrativa compleja, sin renunciar a ninguno de los grandes hallazgos de la literatura del siglo XX, lo que hace que algunas de sus obras parezcan oscuras y de difícil lectura. Sus historias contienen una aguda sutileza psicológica para explorar, de manera descarnada, las esferas más recónditas de la personalidad humana.

Entre las obras de sus últimos años merecen destacarse Réquiem por una monja (1951), Una fábula (1954) y Los ladrones (1962). En 1949 le fue concedido el premio Nobel de literatura.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar