Biografía de Zaratustra

Reformador religioso iraní (Ragues?, h. 628 a. C. – ? h. 551 a. C.). Conocido también como Zoroastro.

Está considerado una de las personalidades más importantes de la historia de las religiones del mundo.

Fue objeto de estudio por dos razones: por un lado, se convirtió en una figura legendaria por creer que poseía conocimientos ocultos y de prácticas relacionadas con la magia; por otro, su monoteísmo ha interesado a los estudiosos modernos de la religión que se han analizado las conexiones entre sus enseñanzas, el judaísmo y el cristianismo.

Respecto a su nacimiento, se han hecho diversas especulaciones; de acuerdo con la tradición, nació 258 años antes de Alejandro Magno, conquistador de Persépolis; siguiendo esta fecha, Zaratustra convirtió a Vistapa, un príncipe bactriano, en 588 a. C. Siguiendo la tradición del zoroastrismo (mazdeísmo), por aquel entonces contaba con cuarenta años de edad, de lo que se deduce que su nacimiento fue en el año 628 a. C.

Zaratustra nació en el seno de una familia modesta perteneciente a los Spitama, probablemente en la población de Ragues (actual Ràyy, cerca de Teherán), pero datos geográficos y lingüísticos llevan a creer que la primera zona donde predicó fueron las regiones orientales.

Vivió en una zona rural, basada en la ganadería y en la agricultura. Los nómadas, quienes habitualmente se ocupaban de estas labores, eran vistos por Zaratustra como agresivos violadores del orden; él los llamaba seguidores de la Mentira.

Trató de extender su doctrina -las revelaciones recibidas de Ahura Mazda- por Azerbaiján, pero allí donde fue encontró la oposición de la casta sacerdotal. A pesar de ello contó con el apoyo y la protección del príncipe Vistapa, que le permitió propagar su pensamiento por todo Irán. Inició una gran obra reformadora, que consolidó el matrimonio con la hija del ministro Jamaspa.

El origen de su doctrina se encuentra en la vieja religión popular iraní y se basa en la creencia maniquea de la existencia de dos clases de divinidades, demonios y dioses, potencias del mal y del bien. Según Zaratustra, el hombre debía alejarse de las potencias maléficas y conservar la pureza para conseguir, una vez muerto, la luz y no las tinieblas. El Dios bueno, creador del mundo, Ahura Mazda, tiene su contrario en su hermano gemelo caído, Ahrimán. El primero representaba el bien y la verdad, mientras que el segundo era el príncipe del infierno, el padre de los devas.

En la época de los aqueménidas, familia real persa (s. VII al IV a. C.), el dualismo zoroástrico era la religión adoptada por los magos. Sin duda influyó en el judaísmo tardío.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar