Biografía de Michael Faraday

Físico y químico británico (Newington, 1791 – Hampton Court, 1867).

De familia obrera, recibió una instrucción muy elemental y trabajó como mozo en una librería de Londres. Siendo aprendiz de encuadernador, tuvo a su alcance numerosos libros que pudo leer, sobre todo los que trataban de química y electricidad. Estas lecturas despertaron en él un vivo interés por todo lo relacionado con aquellas materias. Asistió también a las conferencias nocturnas del Instituto Real de Londres, en uno de cuyos cursos conocía a Humpry Davy, quien le ofreció un puesto de ayudante.

Con el tiempo, Faraday llegó a ser director de laboratorio (1825) y profesor de química (1833). Sus primeras investigaciones en química le llevaron al descubrimiento del benceno en el alquitrán de hulla, y mediante un sencillo aparato, consiguió la licuefacción de los gases, es decir, la transformación de gas a líquido.

En 1821 se dedicó al estudio del electromagnetismo, completó las teorías elaboradas por Ampère y estableció la base del motor eléctrico, cuando, al estudiar la acción ejercida por un imán sobre la corriente eléctrica, consiguió hacer girar un circuito bajo la acción de imanes.

En 1831 descubrió la inducción electromagnética y la transformación del trabajo mecánico en energía eléctrica.

En 1833, después de haber conocido a importantes hombres de ciencia europeos, pudo, con la ayuda de un voltímetro de su invención, establecer las leyes cualitativas y cuantitativas de la electrólisis (leyes de Faraday), acuñando los términos de ánodo, cátodo, electrodos e iones.

En el año 1843, con el llamado cilindro de Faraday, verificó el principio de la conservación de la electricidad. Concretó la teoría sobre la electrización por influencia y demostró que un conductor hueco (llamado jaula de Faraday) constituye una pantalla electrostática, por ejemplo, para aislar eléctricamente un instrumento de medida o para proteger los edificios contra los rayos.

En 1845 descubrió la acción de los imanes sobre la luz polarizada, y en 1846 descubrió que la energía electrostática se localiza en los dieléctricos, idea crucial para el conocimiento de la relación entre la electricidad y las ondas hertzianas.

Considerado el fundador de la electroquímica y del electromagnetismo, el nombre de Faraday ha quedado indisolublemente unido a los numerosos descubrimientos que se le deben.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar