Biografía de Georg Friedrich Haendel

Compositor barroco alemán nacionalizado inglés en 1726 (Halle, 1685 – Londres, 1759).

Desde muy pequeño demostró aptitudes excepcionales para la música. Inició sus estudios de música con F. Wilhelm Zachow, quien le enseñó composición y la práctica de varios instrumentos (clave, órgano, violín, oboe y probablemente violoncelo).

Ingresó en la universidad para estudiar derecho y fue organista de la catedral de Halle. Viajó a Hamburgo, importante centro musical en aquel momento, y tras haber tocado en la orquesta de la Ópera, compuso la Pasión según San Juan (1704) y su primera ópera, Almira (1705).

De 1706 a 1710 vivió en Italia, donde entró en contacto con la élite intelectual y escribió motetes y salmos en latín.

En 1710 fue nombrado maestro de capilla de la corte de Hannover y compuso la ópera Rinaldo, que tuvo gran éxito. En 1712 se estableció en Londres, donde el Elector de Hannover le pasaba una pensión. Cuando éste subió al trono de Inglaterra, Haendel escribió Te Deum en re (1714). Siguiendo a su soberano, regresó a Alemania en 1716 y a fines del mismo año volvió a Londres, donde fue acogido por el duque de Chandos. Después de escribir para el rey la suite orquestal Música acuática (1715), estrenada en 1717, compuso para el duque los Chandos anthems, que son salmos sobre palabras inglesas destinados a la capilla ducal.

Se sintió atraído por la ópera y creó una academia encargada de montar óperas, la Royal Academy, así denominada por estar bajo el patronazgo del rey. Haendel compuso numerosas óperas, entre ellas Radamisto (1720), Julio César (1724) y Ricardo II (1727).

Con su socio Heidegger, continuó la explotación del teatro durante veinte años y realizó diversos viajes a Italia y Alemania para contratar nuevos cantantes. Intentó imponer la ópera italiana, pero fracasó, y entonces se orientó hacia el oratorio, género muy aceptado en Inglaterra y por el que Haendel, que había sido educado en el protestantismo, sentía gran predilección. El hecho de dirigir ahora su obra a la clase burguesa y no a la aristocrática, implicó un cambio en la sociología de la música, que fue importante en la siguiente época. Destacan los oratorios El Mesías (1742) y Judas Macabeo (1747). Escribió cantatas, conciertos para órgano y orquesta, concerti grossi y Música para los reales fuegos artificiales (1749).

Haendel creó un estilo personal fruto de la fusión del rigor del contrapunto germano con la gracia y el desenfado de la música italiana y la majestuosidad francesa, unido todo a las influencias de Purcell.

Su última etapa estuvo marcada por la tristeza, pues en 1753 perdió la vista. Su última aparición en público fue en una interpretación de su Mesías en 1759.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar