Hakam I, Al-

Tercer emir de Córdoba (770 – 822).

Hijo de Hisam I, a quien sucedió en el año 796. Tuvo que sofocar diversas rebeliones de los musulmanes (los cristianos convertidos al islam que vivían en el al-Ándalus) que reclamaban la igualdad de derechos respecto a los musulmanes de nacimiento. Especialmente virulenta fue la revuelta de los muladíes toledanos en el año 807, en la que al-Hakam I decapitó a todos los cabecillas y luego los arrojó a un foso. Los hechos serían conocidos más tarde con el nombre de la jornada del foso.

En el año 818 tuvo que enfrentarse a otro levantamiento muladí de los habitantes del arrabal del sur de Córdoba, encabezado por Omar-ben-Hafsum. Al-Hakam I reprimió con gran dureza a los sublevados, en impuso su autoridad sin vacilaciones.

Comprometido con una política de expansión, fundó una tropa de mercenarios, conocida como la de los mudos, puesto que no hablaban árabe. Derrotó en Tortosa a los francos dirigidos por Luis el Piadoso, y extendió las fronteras de su territorio hacia el norte, aunque en el año 813 no consiguió retener Barcelona.

No dudó en aliarse con el rey de Galicia por razones estratégicas, pese a disgustar a la clase noble cordobesa, que incluso se sublevó en dos ocasiones por esta razón.

El principal problema del emirato fueron las constantes luchas internas. La falta de cohesión de los territorios administrados por al Al-Hakam I restó eficacia a su voluntad expansionista.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sidebar